LA INDECENTE CHAPUZA DEL “CUT, CUT, CUT” Destacado

Estoy convencido de que Wall Street, -o sea el mundo global de las inversiones y los dineros-, esta lleno de gente decente e inteligente, que tiene claro que hace falta una reforma impositiva, que ponga más dinero en los bolsillos de la clase media al tiempo que se torna mas exigente con la rentas más altas, para evitar un aumento de la deuda del país. Warren Buffett lo expresó muy bien cuando dijo que resultaba injusto, que su secretaria tuviera que pagar un porcentaje impositivo sobre sus ingresos, más alto que el suyo. Pero ese no es el caso de lo que prepara esta Casa Blanca.

El actual sistema impositivo estadounidense grava con mas fuerza los ingresos del trabajo que los del capital, y ciertamente beneficia  a la franja con mayores ingresos, -el 0,2% que se beneficiaria de la reforma en el impuesto de sucesión-. Por eso la chapuza que se esta cocinando entre el ejecutivo de Trump y el disfuncional Congreso de mayoría republicana en ambas Cámaras, el mejor resultado que puede tener es descarrilar. Como por cierto es muy probable que ocurra, como viene ocurriendo con la totalidad de los intentos de reforma emprendidos por el tándem ejecutivo-legislativo que sufrimos.

Las dos versiones que se manejan ahora mismo para la reforma o el corte de impuestos en la Casa de Representantes y en el Senado, tienen los suficientes problemas como para que eso sea así. Desde los agravios comparativos con los Estados mas ricos del país, -que verían como sus ciudadanos se ven privados de desgravaciones clave-, al alarmante incremento que supondría para la deuda del país en los próximos diez años, -del entorno de los dos millones de millones de dólares, en las estimaciones mas optimistas-. 

La propuesta actual favorece indecentemente a las rentas más altas. Es mala para la clase media, y hasta es dudoso el beneficio que tendrían las corporaciones, porque aunque sobre el papel pagan un 35% de sus ingresos, en la práctica nadie paga mas del 20%. Con lo que son muchas las corporaciones que eluden pronunciarse aún sobre los borradores actuales, hasta que no estén mas claras todas las deducciones. Necesitamos una reforma impositiva, a poder ser bipartidista,  y que beneficie a la clase media, al consumidor de este país, que son dos tercios de esta economía, no un “regalo” para el 0,2% de la población. Aunque en ese colectivo estén algunos de los donadores de Trump, empujando el “Cut, Cut Cut”, que no ven por cierto el peligro para el sistema capitalista, de continuar haciendo mas profunda la diferencia entre multimillonarios y gente “de a pie”. Feliz Semana.

Modificado por última vez en Domingo, 12 Noviembre 2017 16:01