Viernes, 23 Junio 2017 | Login

TEMPERATURA DEL MERCADO Destacado

Sólo bastó un mal resultado trimestral proveniente de la banca para que los fundamentales con los que venía operando el mercado el lunes pasado fuesen rápidamente revaluados generando un mayor grado de volatilidad tras que el precio de la acción de Goldman Sachs sufrio un ajuste inicial cercano a -6% para luego terminar el día -4.7%. A pesar de que la empresa aumento su exposición al riesgo, como analizaremos en mayor detalle a continuación, fue una de las pocas empresas que no logró generar valor en el trading de renta fija. Tras el cierre el martes vimos como las acciones de IBM se ajustaban casi del orden de -4.5% generando presión sobre el sector tecnología y por ende sobre los índices accionarios. En el frente macroeconómico, a diferencia de datos anteriores que se venían registrando, la producción industrial estadounidense tomó tracción expandiéndose del orden de 1.5% después de haber crecido sólo 0.3% el mes anterior. Con ello el primer trimestre del año el crecimiento debiese corregirse de la actual estimación de 0.5% hacia 0.7%.

Por el lado del inicio de nuevas construcciones, (1,215 millones de unidades anualizadas), y de permisos de construcción, (1,260 millones en términos anualizados), los datos fueron mixtos ya que la gélida temperatura del mes de marzo en parte del país, tuvo un impacto estacional sobre el inicio de nuevas construcciones. En Europa, las noticias no faltaron ya que la Premier del Reino Unido, Theresa May, sorpresivamente llamó a elecciones el próximo 8 de junio tratando de fortalecer su gobierno entrando a las negociaciones con la Comunidad Europea. Sin embargo, esta decisión puede liberarla de tener que ser ella la que finalmente sea quien tiene negociar el complejo divorcio de la región ya que ella estaba en contra de éste proceso desde un principio. Según medios de prensa, esta movida busca fortalecer su posición dentro del parlamento aumentando votos que le permitan más fácilmente aprobar los acuerdos alcanzados con sus contrapartes europeas. Entre medio, la inflación del mes de marzo en la Euro Zona se ratificó en 1.5% quedando a la espera de la confianza del consumidor que se publicará el jueves. Es bajo este contexto que el S&P 500 partirá en 2,342 puntos a medida que el VIX se mantiene girando en torno a 13.8 puntos. Por otro lado, vimos un ajuste inicial en la tasa larga hacia 2.18% para luego centrarse en el corto plazo en torno a 2.2% bajo la impresión que las potenciales alzas de tasa podrían postergarse, dado el menor dinamismo económico, la falta de reformas estructurales del gobierno de Trump, y el mayor riesgo geopolítico. La paridad euro – dólar se ha centrado en €1.07 mientras que la relación dólar yen ha subido hacia ¥109. Lo que si debemos destacar que la paridad libra dólar pasó de £1.25 a £1.28 rápidamente bajo la presunción de que el riesgo político inherente será finalmente beneficioso para el Reino Unido.

A este punto daría la impresión que estamos ante una especie de jeroglífico bursátil, ya que la compresión de tasas continua sin tregua mientras que el índice S&P 500 no se desprende de su punto intermedio técnico de 2,350 puntos girando alrededor del mismo desde principios de marzo. Para algunos los resultados trimestrales siguen sustentado aquel nivel acompañados de expectativas de que Trump desplegué medidas más efectivas, que la de este pasado martes, en la que se establecio una revisión de las visas de trabajo para extranjeros como acto simbólico del nacionalismo expresado durante su campaña política. Habiendo señalado aquello, por ahora el mercado sigue operando con una estimación de crecimiento demasiado baja para el primer trimestre que ahora además viene acompañada de un proceso desinflacionario en Estados Unidos. Ante la eventualidad de no poder subir la tasa de interés más allá de lo anunciado la Reserva Federal (FED) ha empezado a anunciar que empezará gradualmente a recortar su balance teniendo un impacto sobre la liquidez del sistema financiero en el corto a mediano plazo.

Una tasa de menor expansión puede además afectar indirectamente las ventas de las empresas del S&P 500 eventualmente. Algunos argumentarán que ello no es relevante dado que la tasa de desempleo está a pleno empleo (4.5%), por ende un menor dinamismo económico hasta sería más saludable. Por el lado de las reformas estructurales ayer el Secretario de la Tesorería, Steven Mnuchin, señaló que la relacionada a la tributaria no se llevará acabo sino hasta entrado el tercer trimestre del año. Ello porque el foco estará puesto en la reforma al sector salud buscando configurar un acuerdo bipartito. Este impacto también podría impactar tardíamente el flujo de caja de las empresas del S&P 500 pudiendo retardarse sustancialmente mientras el estamento político se pone de acuerdo para llevar a cabo dicha reforma.