Alvaro Pereyra

Alvaro Pereyra

Director, Sinopsis Bursatil
Domingo, 21 Enero 2018 15:53

EL MERCADO ESTA SEMANA

Han pasado tres semanas desde el inicio del año nuevo y la escalada vertical con la que siguen encaminados los índices accionarios estadounidenses continúan sorprendiendo a los agentes de mercado tras que éstos nuevamente alcanzasen máximos históricos esta vez rompiendo umbrales técnicos con muy baja resistencia. Es así que el pasado viernes el Dow cerró en 26,072 puntos acumulando en la semana otro retorno de +1% y en el 2018 +5.5%. Ello independiente del desplome que registró la multinacional GE (-13.3% en la semana) tras que anunciase una serie de multimillonarias provisiones de su negocio de seguros y el recorte de sus dividendos. Entre tanto, el S&P 500 alcanzó los 2,810 puntos rentando en la semana 0.9% y en lo que vamos del año 5.1% mientras que el Nasdaq subió +1% en los últimos días y 6.3% en las primeras tres semanas del año cerrando la semana en 7,336 puntos.

Evidentemente esta verticalidad también se registró en el mercado de renta fija soberana tras que la tasa a 10 años acumulase otros 11 puntos base en la semana cerrando en 2.66% a medida que las presiones inflacionarias se van forjando no sólo porque la economía va tomando mayor tracción, sino que también de la continua depreciación del dólar a nivel mundial. En este entorno la paridad euro dólar terminó la semana levemente por encima de €1.22 acumulando un movimiento en el año de 1.8% mientras que relación dólar yen lo hizo hacia ¥110.8 moviéndose del orden de 1.7% en lo que vamos del 2018. En general vimos que los precios de los commodities energéticos y metalúrgicos cedieron marginalmente en la semana dejando al precio del petróleo en torno a US$63.5 el barril, el oro girando en US$1,331 la onza y el cobre cediendo hacia US$3.18 la libra, como si el crecimiento lateral chino, de 6.8% durante el cuarto trimestre del año, podría haber incidido en las expectativas de dichos precios.

Por ahora lo que se puede ratificar, tanto de las peticiones iniciales de desempleo, la producción industrial y el Libro Beige de la Reserva Federal (FED), es que la economía se estaría expandiendo por encima de 3% en lo que vamos del año aun cuando parecería que las gélidas temperaturas registradas en el país en las últimas semanas tendrán una incidencia transitoria sobre el crecimiento económico, así como lo ocurrido el año anterior durante la temporada de huracanes. Por su parte, en el frente internacional vimos como el Banco Central de Canadá optó por aumentar su tasa de política monetaria hacia 1.25% (+25 puntos) argumentando que la brecha productiva del país se va comprimiendo pudiendo generar presiones inflacionarias en los trimestres siguientes.

Por el lado corporativo no sólo vimos como los resultados empresariales continuaron sorprendiendo registrando cifras por encima de las esperadas, sino que Apple, a media semana, anunció que estaría aportando US$38 mil millones al fisco estadounidense comprándose la opción de repatriar los US$253 mil millones que tiene en el extranjero para amplificar su plan de inversiones en los próximos cinco años. Por el lado político, entre los dimes y diretes entre Republicanos y Demócratas, los agentes de mercado hicieron caso omiso a la posible suspensión de pagos fiscales que empezaría a regir el pasado viernes 19 de enero a la media noche. Efectivamente, no se llegó a un acuerdo para continuar financiando el gasto fiscal quedando a la espera de que en los días siguientes ambos partidos encuentren formalmente un camino para extender el financiamiento del presupuesto fiscal y el país no se paralice por impasse político.

Por ahora las estimaciones del crecimiento económico estadounidense del cuarto trimestre del año anterior apuntan a una expansión por encima de 3% aun cuando la cifra proyectada por la FED de Atlanta actualmente es de 3.4% y la de Nueva York en torno a 3.9%, cifra que se publicará formalmente el viernes que viene. Por ahora el Libro Beige continúa ratificando el buen dinamismo que conlleva la economía ya que once de los distritos doce federales ratificaron un buen despliegue económico en semanas recientes mientras que el distrito de Dallas anunció un crecimiento robusto, seguramente altamente impactado por el repunte en el precio del petróleo entrando al 2018. Por su parte la producción industrial se expandió 3.6% (desde 3.4%) y las peticiones semanales de desempleo cedieron a su menor nivel en 45 años hacia 220 mil.

Evidentemente, algunos datos como la lectura de manufactura de Nueva York (17.7 puntos), el inicio de nuevas construcciones (1.192M) y el sentimiento del consumidor (94.4 puntos) cedieron afectados seguramente por las bajas temperaturas que han afectado a prácticamente todo el país en semanas recientes. Habiendo denotada aquello la Federación Nacional de Retail ratificó que las ventas navideñas se habían expandido del orden de 5.5% en relación a igual periodo del año 2016 ratificando la robusta demanda interna que viene esbozando el consumidor estadounidense independiente del gélido clima reinante. Esta semana, además de la primera estimación del crecimiento económico del país, tambien tendremos una serie de datos relacionados al sector inmobiliario incluyendo el índice de precios FHFA, ventas de viviendas nuevas y usadas, conjuntamente con las ordenes de bienes durables.

Este mayor crecimiento económico, que seguramente vendrá acompañado de una menor tasa de desempleo impulsada por la reforma tributaria, conjuntamente con los anuncios de aumentos salariales de grandes empresas en los meses que vienen, la depreciación del dólar y el repunte en el precio del petróleo (rentando en lo que vamos del año casi 6%) están finalmente incidiendo sobre el leve desanclaje que se ha registrado en la tasa soberana a 10 años. En esta edición, nuevamente, tuvimos varios presidentes de la FED, incluyendo a William Dudley de la FED de Nueva York, ratificando su visión acerca de un crecimiento inflacionario en la segunda mitad del año aun cuando la subsiguiente semana (31 de enero) el instituto emisor, en su reunión de política monetaria, mantendrá la tasa de instancia en 1.5% quedando a la espera de su próxima reunión en marzo. No obstante, este repunte en la tasa soberana a 10 años, que suma 25 puntos base de alza en lo que vamos del 2018, hacia 2.66%, no ha tenido ningún impacto sobre el comportamiento bursátil estadounidense ni mundial. 

Por el lado internacional esta semana tendremos dos reuniones de política monetaria extremadamente importantes no sólo porque se viene vienen forjando expectativas de que tanto el Banco Central de Japón (23 de enero) y el Banco Central Europeo (25 de enero) podrían anunciar recortes a sus programas de liquidez, algo que encontramos poco probable en las actuales circunstancias, sino que ambos seguramente hablarán acerca de la reciente apreciación de sus monedas frente al dólar. En días recientes el Vicepresidente del Banco Central Europeo, Vítor Constâncio, señaló que los movimientos cambiarios no venían reflejando necesariamente los fundamentales económicos. Siendo que la inflación en la Euro Zona se confirmó en 1.4% (desde 1.5%) mientras que la subyacente lo hizo en 0.9% sin cambio en relación al mes anterior. 

Por el lado corporativo, hasta la fecha han reportado 55 empresas del S&P 500 quedando aproximadamente 80 para esta semana siguiente. Las ventas durante el cuarto trimestre, en relación a igual trimestre del año 2016, se estima que se vienen expandiendo del orden de 6.9% mientras que las utilidades, excluyendo los cargos producto de la reforma tributaria, lo vienen haciendo del orden de 10.5%, levemente por encima de las expectativas de mercado. Esta semana estarán anunciando sus resultados trimestrales American Airlines, Caterpillar, Comcast, Ford, JNJ, MMM, Netflix, PG, Starbucks, Travelers United Technologies, y Verizon entre muchas otras. Cabe destacar que la aquejada GE tambien estará reportando sus resultados trimestrales tras que esta semana anunciase no sólo una provisión extraordinaria de US$6,200 millones sino que provisiones adicionales del orden de US$15 mil millones en los años siguientes, el recorte de sus dividendos y la posible venta de negocios secundarios descuartizando de esa manera a un gigante de la industria estadounidense. Todo ello se tradujo en que el precio de GE cedió -13.3% en la semana desalineándose completamente del resto de sus pares. Por su parte, Apple aportó al optimismo bursátil semanal al anunciar que estaría contribuyendo del orden de US$350 mil millones a la economía estadounidense en los próximos años al optar por repatriar la mayoría de sus fondos que hoy tiene en el extranjero pagando una suma extraordinaria de impuestos que suma US$38 mil millones. La empresa, además, anunció que estará construyendo otro centro de operaciones por US$30 mil millones y contrataría otras 20,000 personas sumándose a aquellos programas anunciados por su par Facebook.

Por su parte la batería de datos macroeconómicos que se publicaron en China ratifican el crecimiento crucero que viene registrando dicha economía. Durante el cuarto trimestre del año el PIB chino se expandió por segundo trimestre consecutivo del orden de 6.8% mientras que la inversión en activos fijos de diciembre lo hizo en 7.2% (sin cambio), la producción industrial mejoró marginalmente hacia 6.2% (desde 6.1%), aun cuando las ventas retail mostrasen una inusual desaceleración hacia 9.4% (desde 10.2%). A su vez, según datos otorgados por el gobierno, el precio promedio de los bienes inmuebles en las principales ciudades chinas mostró un levente repunte hacia 5.3% (desde 5.1%) permitiendo una leve recuperación entrando al año en curso. Por ahora, la única preocupación que podría tener el gobierno chino es la reciente apreciación de su moneda frente al dólar que le estaría restando competitividad relativa a su sector exportador, tema que también trajeron a luz representantes del Banco Central Europeo en los últimos días.

Miércoles, 17 Enero 2018 11:31

¿Palpable Nerviosismo?

Durante el fin de semana largo estadounidense se forjó mayor optimismo que emanó del positivo impacto que tendría la reciente aprobada reforma tributaria no sólo sobre el dinamismo económico del país en el corto plazo sino que también sobre las utilidades de las empresas estadounidenses en los próximos trimestres así como en el frente salarial tras que el mayor empleador estadounidense, Walmart, anunciase aumentos salariales y bonos extraordinarios que eventualmente se traducirán en mayor demanda interna. Este optimismo hizo que los principales índices accionarios estadounidenses trepasen ayer martes rápidamente, tras la apertura mercado, permitiendo que el Dow se encumbrase por encima de los 26,000 puntos, el S&P 500 sobrepasase los 2,800 puntos y el Nasdaq tocase los 7,330 puntos. Sin embargo, a medida que fueron pasando las horas el optimismo se transformó en un palpable nerviosismo ya que el movimiento bursátil venía acompañado de una inusual depreciación del dólar a nivel global y poco movimiento en la tasa soberana a 10 años la que habría encontrado un fuerte pivote en torno a 2.55%. Fue así que finalmente, a medida que fueron pasando las horas, los tres índices terminaron perdiendo todo lo ganado cerrando en territorio negativo. En este contexto el movimiento del Dow entre su máximo y cierre fue del orden de 283 puntos terminando la sesión finalmente en 25,793 puntos mientras que el S&P 500 se devolvió hacia 2,776 puntos y el Nasdaq cerró en 7,224 puntos.

Esta montaña rusa bursátil también se tradujo en que el índice de volatilidad VIX trepó hasta 14.4 puntos para luego situarse, en horas recientes, en torno a 11.3 puntos. Para algunos agentes de mercado la reversión en el direccionamiento bursátil vino de la mano de un tecnicismo donde la banda superior para el S&P 500 estaría en 2,800 puntos sin que por ahora el escenario base haya cambiado drásticamente. Sin embargo, para otro grupo, algunos elementos del escenario base podrían estar cambiando partiendo con el crecimiento económico del país durante el primer trimestre del año. El martes se publicó formalmente el primer dato del mes de enero a través de la manufactura de Nueva York la que terminó el mes en 17.7 puntos (desde 19.6 puntos), ratificando con ello que el gélido clima registrado en el centro y noreste del país en semanas recientes tendrá una incidencia sobre el crecimiento económico del país. A su vez, en el frente macroeconómico varios presidentes de la Reserva Federal (FED) argumentaron que en el mediano plazo la reforma tributaría vendrá acompañada de dolores de cabeza inflacionarios a medida que el estímulo fiscal comprime la tasa de desempleo y las presiones inflacionarias toman raíz. Entre medio, para algunos, el movimiento cambiario viene reflejando un posible redireccionamiento monetario que estarían anunciado los bancos centrales de la Euro Zona y Japón a medida que sus economías van tomando mayor tracción económica lideradas, ambas, por demanda interna.

En las últimas horas vimos como la relación euro dólar se movió por encima de €1.22 mientras que la paridad dólar yen cedió hacia ¥110.75 algo que estaría empezando a consternar a algunos mandatarios monetarios. Ya en la mañana del miércoles el Vicepresidente del Banco Central Europeo, Vítor Constâncio, señaló que los movimientos cambiarios no venían reflejando necesariamente los fundamentales económicos. Por ahora la inflación de la Euro Zona del año anterior se confirmó en 1.4% (desde 1.5%) mientras que la subyacente lo hizo en 0.9% sin cambio en relación al mes anterior. A ello se suma la posible alza en la tasa de instancia monetaria por parte de Canadá quien en las próximas horas estaría llevándola hacia 1.25% (+25 puntos base). 

Por el lado empresarial, a pesar de los buenos resultados registrados el día de ayer por la financiera Citigroup. la aseguradora United Health Care y la empresa de ferrocarriles CSX, la incertidumbre vino de la mano de GE quien estaría formalmente evaluando un proceso de desinversión de sus negocios secundarios producto de pérdidas registradas en su división financiera que sumarían casi US$15 mil millones en los próximos siete años. De hecho, los resultados del cuarto trimestre del año incluirán un castigo por US$6,200 millones haciendo que su división GE Capital deje de otorgar dividendos añadiendo con ello a la compleja situación que venía registrando el flujo de caja de la empresa en trimestres recientes. Por su parte Citigroup registró una pérdida contable del orden de US$22 mil millones no sólo de una reversión de provisiones (US$19 mil millones) sino que además otros US$3 mil millones de impuestos a ingresos obtenidos en el exterior, ambos cargos nacientes de la reforma tributaria. Excluyendo dichos cargos extraordinarios la empresa registró utilidades por acción del orden de US$1.28 superando las expectativas de mercado que se situaban en US$1.19 por acción, a pesar del ajuste de casi -19% que registró su negocio de trading en relación a igual trimestre del año 2016. En un par de horas más Bank of America y Goldman Sachs estarán publicando sus cifras del cuarto trimestre del año anterior. 

Finalmente, el tercer elemento que viene aumentando el nerviosismo bursátil emana de la retórica política que se ha forjado en horas recientes en relación a la situación inmigratoria y la posible extensión del financiamiento fiscal del país donde las diferencias entre el partido republicano, el Presidente Trump y los demócratas se va ensanchando siendo que la fecha límite es este próximo 19 de enero. Por ahora, a medida que los tonos de comunicación van subiendo, parecería que no habrá un acuerdo consensuado pudiendo ello gatillar en una parálisis gubernamental que podría añadir a la posible desaceleración que se viene registrando producto del inclemente clima registrado en gran parte del país.    

En conclusión, parecería que el brusco movimiento bursátil registrado en horas recientes proviene de un tecnicismo más que de un cambio en el escenario base, no obstante, el nerviosismo se va palpando. 

 

 

Domingo, 14 Enero 2018 17:24

EL MERCADO ESTA SEMANA

En sólo dos semanas del año nuevo parecería que gran parte de los analistas que fijaron metas para los índices accionarios estadounidenses para finales del 2018 tendrán que rápidamente revaluar sus modelos financieros ya que el repunte extraordinario que han registrado éstos ha sobrepasado toda expectativa cerrando este pasado viernes, antes del fin de semana largo, producto del feriado federal este lunes en el que se celebra el Día de Martin Luther King Jr., en sus máximos históricos sin que nada los detenga más que algunos temores esporádicos que emanaron del volátil comportamiento de la tasa soberana a 10 años.

Fue así que el Dow terminó la semana en 25,803 puntos acumulando en la semana un retorno de 2% y 4.4% en el 2018. Por su parte el diversificado S&P 500 cerró en 2,786 puntos rentando 1.6% y 4.2%, respectivamente; mientras que el Nasdaq repuntó hacia 7,261 puntos generando retornos del orden de 1.7% y 5.2% en la semana y en el 2018, respectivamente. Por su parte, en relación al comportamiento de la tasa a 10 años, ésta empezó la semana por debajo de 2.5% para luego trepar hacia 2.6%, impulsada por una corrección al alza en las expectativas inflacionarias y un repunte en el precio del petróleo, para luego cerrar en 2.55% tras que los datos de inflación de diciembre estadounidense entrasen por debajo de las expectativas de mercado. A su vez, el conjunto de intervenciones verbales por parte de distintas autoridades de la Reserva Federal (FED) fue unísono en relación al impacto positivo que tendrá la reforma tributaria sobre la economía en el corto plazo permitiendo eventualmente una mayor compresión sobre la tasa de desempleo, algo que fue bien recibido por los agentes de inversión.

En el frente corporativo formalmente empezó la temporada de resultados donde la banca registró ajustes contables a favor y en contra atribuibles a la reforma tributaria pero que no tuvieron incidencia alguna en el dinamismo que conllevan las carteras crediticias ni en el crecimiento que registraron los depósitos bancarios. A su vez Walmart anunciaba aumentos y bonos para su extensa base laboral traspasando parte de los beneficios tributarios que le estaría otorgando la legislación recientemente aprobada. En el frente político el Presidente Trump habría realizado una serie de desafortunados comentarios hacia algunos grupos inmigrantes a medida que van buscando un acuerdo bipartidista para aquellos que han entrado de manera ilegal al país buscando asimismo extender el financiamiento fiscal pasado el próximo viernes 19 de enero; fecha en que expiran las concesiones financieras otorgadas hacia el cierre del 2017.

Por el lado geopolítico en Alemania se anunciaba un “gran” acuerdo político que permitiría finalmente, en las semanas que vienen, forjar un gobierno entre el partido Demócrata Cristiano, que lidera Angela Merkel, y los Social Demócratas liderados por Martin Schulz, cerrando con ello una prolongada incógnita. Ello, conjuntamente, con un cambio en la clasificación de la economía regional europea por parte del Banco Central Europeo (BCE), de “recuperación” hacia “expansión”, a través de sus actas de su última reunión de política monetaria, se tradujo en una abrupta apreciación del euro frente al dólar de 1.6% dejando a la paridad a un respiro de €1.22. A su vez las autoridades de Corea del Sur y Corea del Norte lograron zanjar algunas diferencias fijando una segunda reunión diplomática para las semanas que vienen buscando apaciguar los tonos que se venían utilizando en meses recientes. Finalmente, el precio del petróleo rentó otro 4.6% en la semana acumulando en lo que vamos del año un alza de 7.2% para cerrar cercano a US$64.40 el barril no sólo influenciado por los brotes sociales que se vienen engendrado en el Medio Oriente, en particular en Irán, sino que también por la tercera oleada de frío que nuevamente estará paralizando al centro y noreste estadounidense en los próximos días.

Finalmente, en el frente monetario internacional tanto el Banco Central de Argentina como el de Perú optaron por rebajar sus tasas de instancia monetaria hacia 28% (-75 puntos base) y 3% (-25 puntos base), respectivamente, dadas las menores presiones inflacionarias que enfrentan ambas economías mientras que el Banco Mundial hacía un mea culpa de errores cometidos en sus rankings económicos desfavoreciendo a algunos de los países de la región. 

A medida que los índices accionarios continúan su senda alcista gran parte de la discusión se centra acerca del impacto económico que tendrá la reforma tributaria sobre el dinamismo que conlleva éste. En la semana no sólo vimos que las carteras de crédito de consumo se siguen expandiendo saludablemente del orden de 5.3% sino que vimos una leve desaceleración en el consumo entrando a la recta final del año tras que las ventas retail se desacelerasen hacia 5.4% (desde 6%).

Adicionalmente, la mayoría de las lecturas de inflación también mostraron una inusual caída tras que los datos de inflación al productor e inflación al productor subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, cedieron hacia 2.6% (desde 3.1%) y 2.3% (desde 2.4%), respectivamente. Por su parte el dato de inflación general terminó el año desajustándose marginalmente hacia 2.1% (desde 2.2%) siendo la lectura subyacente la única que mostró un levente repunte al terminar el 2017 en 1.8% (desde 1.7%) acercándose con ello cada vez más cerca a la meta inflacionaria que tiene la FED. A ello hay que sumarle una serie de intervenciones verbales por parte de distintos miembros de la Reserva Federal (FED) quienes adujaron que la economía se beneficiará de la reforma tributaria en el corto plazo. Por ejemplo, el saliente Presidente de la FED de Nueva York William Dudley, argumentó que la economía en el año 2018 continuará su robusta expansión pero que el riesgo de un aterrizaje brusco, en años posteriores, va aumentando producto del reciente aprobado estímulo fiscal. A su vez su colega Robert Kaplan, de la FED de Dallas, señaló que la tasa de desempleo continuaría bajando del actual 4.1% producto del impulso fiscal. Por ahora parecería que el consenso para la próxima reunión de política monetaria es que el instituto emisor mantendrá la tasa de instancia monetaria en 1.5% a la espera de datos inflacionarios que vayan reflejando no sólo la creciente inflacionario salarial sino que asimismo el repunte en el precio del petróleo.

En el frente corporativo, no sólo debemos destacar los resultados de JP Morgan Chase (JPM) y Wells Fargo (WFC), sino que también los anuncios que realizaron varias empresas acerca de aumentos salariales producto de la reforma tributaria. Por el lado de JPM la empresa registró utilidades por acción de US$1.76 situándose por encima de los US$1.69 por acción que tenía contemplado el mercado. La empresa registró un crecimiento en su cartera crediticia general cercano al 7% año a año y terminó el año 2017 con un índice de capitalización de 12.1%. Además, la empresa registró un castigo de US$2,400 millones producto de la reforma tributaria y su negocio de trading de renta fija, commodities y cambiario (FICC) sufrió un desajuste del orden de -34% en relación al cuarto trimestre del año 2016. A pesar de ello, el 2017 fue un año record para la empresa en términos de ingresos y utilidades y ésta espera que la tasa de impuestos efectiva en el 2018 sea del orden de 19%. A su vez su CEO, Jamie Dimon, añadió que la aprobación de la reforma tributaria hacia el cierre del año 2017 traería resultados positivos para el país permitiendo que las empresas sean más competitivas y por ende beneficiando a todos los estadounidenses.

Por otro lado, WFC registró utilidades por acción de US$0.97 durante el cuarto trimestre comparándose desfavorablemente con el US$1.07 que tenía contemplado el mercado. A diferencia de las pérdidas registradas por JPM, esta institución financiera registró una ganancia extraordinaria durante del cuarto trimestre del orden de US$3,400 millones producto de la reforma tributaria la cual amortiguó mayores provisiones relacionadas a litigios que viene enfrentando la empresa. En lo que vamos de la temporada de resultados trimestrales hasta la fecha han reportado 25 empresas fijando para el resto de la temporada un crecimiento en ventas y utilidades de 6.8% y 10.2%, respectivamente. A partir del martes estarán reportando otras 28 empresas del S&P 500.

Asimismo, el gigante Walmart, aprovechando la rebaja tributaria, anunció que el salario mínimo para su plantilla de aproximadamente 1.5 millones de trabajadores recibirán un aumento salarial por hora hacia US$11 (desde entre US$9 a US$10 por hora) y un bono extraordinario de hasta US$1,000 en las semanas siguientes. Este aumento salarial se suma a anuncios realizados por sus competidores Costco y Target.

Por el lado del crecimiento económico mundial el Banco Central Europeo (BCE) conscientemente cambió el uso de la palabra “recuperación” hacia “expansión” al referirse al crecimiento económico regional. Esto hizo que algunos agentes supusiesen que el BCE podría estar revaluando su programa de liquidez en los próximos meses que, sumado al acuerdo político alcanzado por la Premier, Angela Merkel, con el partido Social Demócrata para formar un gobierno en Alemania, generaron una fuerte apreciación del euro como mencionásemos anteriormente. Por su parte, en la semana se insinuó, producto de una menor compra de activos financieros por parte de las autoridades monetarias japonesas, que dicha entidad también estaría revaluando su programa de liquidez siguiendo los pasos de su par europeo, algo que por ahora dista del discurso oficial del Banco Central de Japón.

En el frente emergente, la inflación general en China aumentó marginalmente hacia 1.8% desde 1.7% mientras que la del productor cedió en línea con las expectativas de mercado hacia 4.9% (desde 5.8%). A su vez, el gobierno chino nuevamente adujo que podría estar anunciando cambios a su regla cambiaria y desmintió tajantemente que su política acerca de los bonos del tesoro estadounidense no había cambiado después de que emergiese un rumor acerca de un menor apetito por riesgo estadounidense. En México la inflación general del año 2017 terminó en 6.8% (desde 6.6%) siendo que aún falta incluir el impacto inflacionario que emanará del aumento salarial dictaminado por el gobierno de 10%. En Brasil, por su parte, las ventas retail se expandieron del orden de 5.9% superando las expectativas de mercado.

Esta semana, que empezará formalmente el martes, el foco estará puesto no sólo en el Libro Beige y otra serie de intervenciones verbales por parte de miembros de la FED sino que de los resultados trimestrales con un vendaval de empresas reportando sus cifras trimestrales entre las cuales destacan American Express, Bank of America, Citigrupo, CSX, Goldman Sachs, IBM, Morgan Stanley, Schlumberger, Suntrust y United Health Care entre muchas otras. En la Euro Zona y el Reino Unido se publicarán los datos de inflación mientras que, a media semana, el centro de atención estará en las cifras que publicará China incluyendo la inversión en activos fijos, producción industrial, ventas retail y el crecimiento económico del cuarto trimestre del año. Por ahora se estima que ésta habría crecido del orden de 6.7% (desde 6.8% registrado el tercer trimestre del año).

Miércoles, 10 Enero 2018 11:30

Tasas: ¿Desanclaje Inicial?

En sólo cuestión de horas vimos como la tasa soberana estadounidense a 10 años trepó rápidamente casi 10 puntos base hacia 2.57% para luego a medida que fueron pasando las horas terminar la sesión en 2.55% sumando en lo que vamos del 2018 +14 puntos base. Aún así, a medida que se asentaba un tenue nerviosismo en el mercado de renta fija, bajo la presunción que estaríamos registrando el primer desanclaje en la parte larga de la estructura de tasas, los índices accionarios estadounidenses terminaron, una vez más en sus máximos históricos. A la fecha en lo que vamos del 2018 el Dow lleva acumulada una rentabilidad de 2.7%, el S&P 500 2.9% y el Nasdaq, a pesar de los problemas que viene registrando la industria a través de los microprocesadores, ha rentado 3.8%. Evidentemente, como se viene argumentando, las expectativas acerca del crecimiento en utilidades para el cuarto trimestre del año anterior en relación a igual trimestre del año 2016, independiente de las pérdidas contables que algunas instituciones bancarias registrarán producto de la reforma tributaria, el consenso es que éste girará entre 12% a 14% mostrando una aceleración entrando al año nuevo lo cual estaría finalmente justificando las valorizaciones que se viene registrando.

Otro segmento de mercado, argumentará que el repunte accionario viene de la mano de una simple reajuste en los portafolios de inversión a medida que los administradores van vendiendo renta fija y buscan renta variable a medida que la economía va creciendo económica de manera más robusta beneficiada por la reforma tributaria y la reciente depreciación del dólar. Por su parte hay un tercer argumento que justifica el reciente rally bursátil como una tardía entrada a mercado por parte de algunos institucionales teniendo que salir a invertir en renta variable antes de que se queden completamente desalineados si es que los principales índices siguen al alza con la misma velocidad con la que entramos al año nuevo. Sea cual sea la visión a la que finalmente nos adhiramos lo que si parecería es que la estructura de tasas estadounidense, por diversas razones, se viene corrigiendo al alza no sólo porque las expectativas de inflación a mediano y largo plazo han mostrado los primeros indicios al alza sino que el repunte en el precio del petróleo hacia US$63.5 el barril tendrá, eventualmente, una incidencia sobre las lecturas de inflación general. En lo que vamos del 2018 el precio del petróleo viene promediando US$61.62 el barril mientras que el primer trimestre del año anterior éste fue de US$51.86 el barril, por ende, de mantenerse en los meses que viene girando por encima de US$60 el barril éste tendrá una incidencia sobre la inflación, todo sin contemplar la posibilidad de mayor inflación salarial a medida que la tasa de desempleo se mantiene estructuralmente baja. Habiendo denotando aquello la producción industrial en Francia se desaceleró de manera inusual cerrando en 2.5% (desde 5.5%) mientras que la producción industrial en el Reino Unido también mostró signos de una desaceleración en 2.5% (desde 3.6%).

En China la lectura de inflación general aumentó marginalmente hacia 1.8% desde 1.7% mientras que la del productor cedió en línea con las expectativas de mercado hacia 4.9% (desde 5.8%). A su vez, el gobierno chino nuevamente adujo que podría estar anunciando cambios a su regla cambiaria a medida que las tasas Shibor de corto plazo (hasta un año) van cediendo gradualmente producto de la inyección de liquidez por parte de las autoridades monetarias entrado el año nuevo. En México la inflación general del año 2017 terminó en 6.8% (desde 6.6%) siendo que aún falta incluir el impacto inflacionario que emanará del aumento salarial dictaminado por el gobierno de 10%. En Brasil, por su parte, las ventas retail se expandieron del orden de 5.9% superando las expectativas de mercado. Entre tanto, el Banco Central de Argentina, en un confuso comunicado acerca del cambio en las expectativas de inflación de corto y mediano plazo, optó, en sesión de ayer, bajar la tasa de instancia monetaria en 75 puntos base hacia 28% bajo la presunción de que efectivamente las presiones inflacionarias de segunda orden están cediendo considerablemente. En el frente corporativo Microsoft anunció que el arreglo tecnológico para evitar problemas con los microprocesadores de AMD podría sustancialmente disminuir la velocidad del ordenador o simplemente paralizarlo, por lo que tendrán que buscar otra solución de corto plazo más viable. Finalmente, en el plano político, tras todas las críticas hacia el Presidente Trump de su falta de injerencia política y posible “inestabilidad” mental éste permitió una sesión grabada frente a los medios de prensa, con líderes del Congreso demostrando su liderazgo.   

Parte de la preocupación que se registró en los mercados de renta fija de los países desarrollados en las últimas horas emanó de una menor demanda de papeles soberanos que realizó el Banco Central de Japón en sesión de ayer, llevando rápidamente a concluir que ahora las tres principales entidades monetarias, incluyendo a la Reserva Federal (FED) y al Banco Central Europeo (BCE), estaban adoptando medidas para recortar la liquidez directamente o indirectamente. Por el lado de la FED evidentemente desde este mes la venta neta de instrumentos soberanos y bonos hipotecarios subió desde US$10 mil millones mensuales, registrados durante el cuarto trimestre del año anterior, hacia US$20 mil millones durante el trimestre en curso. El BCE por su parte redujo a partir de este mes el programa de liquidez mensual desde €60 mil millones hacia €30 mil millones. Si ahora le sumamos la menor compra del BOJ en casi US$160 millones en la subasta inicial del año ello podría llevarnos a concluir que el BOJ también está en dicho proceso aun cuando sus autoridades no han formalizado aquello. Pero todo lo mencionado era conocido, así como también es conocido el hecho de que la economía estadounidense va tomando tracción caminando ya a pleno empleo, el dólar se ha depreciado y el precio del petróleo va al alza, todos factores que inciden sobre la inflación y las expectativas de inflación. Por ahora los especialistas han señalado que el próximo techo técnico de la tasa a 10 años es 2.65%. 

En conclusión, a medida que la FED va aumentando su programa de ventas de activos financieros, la economía crece de manera robusta y el precio del petróleo va al alza es de esperar que las tasas largas sigan al alza. 

Domingo, 07 Enero 2018 15:42

EL MERCADO ESTA SEMANA

La semana anterior marcó el mejor inicio de año bursátil estadounidense desde principios del año 2006 con el Dow superando con facilidad el umbral de los 25,000 puntos (actualmente en 25,296 puntos), el S&P 500 trepando rápidamente hacia 2,750 puntos (actualmente en 2,743 puntos) y el Nasdaq cerrando por encima de 7,000 puntos (actualmente en 7,137 puntos), todos alcanzando máximos históricos consecutivamente. El rápido repunte vino en un principio de un “short squeeze” tras que varios inversionistas supusieron, hacia el cierre del año 2017, que el S&P 500 tocaría techo en los 2,700 puntos para luego darse un respiro a la espera de los resultados trimestrales que se empezarán a publicar recién esta semana que viene. Una vez que el índice traspasó el odómetro de los 2,700 con ímpetu, éstos tuvieron que cerrar posiciones cortas empujándolo aún más al alza.

Como parte del proceso semanal los inversionistas institucionales finalmente tuvieron que salir a cargar sus portfolios con renta variable antes de que éstos se desalineasen de sus benchmarks tras que los principales índices accionarios rentasen en promedio 2.8% en sólo un par de días. Evidentemente, el crecimiento económico estadounidense muestra signos de una robusta actividad entrando al año nuevo, la economía mundial sigue creciendo de manera sincronizada, las utilidades de las empresas estadounidenses se corregirán alza producto de la reforma tributaria en el 2018, el precio del petróleo sigue al alza y en el frente geopolítico Corea del Norte estará estableciendo comunicaciones con Corea del Sur el próximo martes mientras que en Irán el gobierno logró atenuar, a la fuerza, las manifestaciones que se venían desplegando. En Estados Unidos aun cuando algunos datos cerraron el año por debajo de las expectativas de mercado todo apunta a que la economía se habría expandido del orden e 3.2% durante el cuarto trimestre del año generando 148 mil nuevos empleos tras que la tasa de desempleo se mantuviese comprimida en 4.1%. Por su parte la inflación salarial continuó expandiéndose del orden de 2.5% (por segundo mes consecutivo) aún sin mostrar signos de una clara presión al alza.

En Europa la gran parte de los datos compuestos PMI de actividad económica, aquellos que incluyen tanto al sector manufacturero como de servicios, mostraron un repunte ratificando el bueno dinamismo que conlleva dicha economía. El único país que mostró una leve desaceleración en su actividad en el mes de diciembre fue el Reino Unido cuya economía sigue absorbiendo los costos económicos y políticos del Brexit. En Europa los mercados rentaron en promedio 3% mientras que el principal índice accionario inglés sólo lo hizo en 0.5%. El mercado bursátil japonés lideró el retorno de los países desarrollados rentando 4.2% en la primera semana del año a medida que su economía va tomando tracción tanto en el sector manufacturero como de servicios. Por su parte los mercados regionales rentaron en promedio 2.3% a medida que el dólar continúa depreciándose a nivel mundial dejando a la paridad euro dólar en €1.203. Producto de este movimiento cambiario, e impulsado por el crudo invierno que afecta a gran parte de Estados Unidos y la crisis en Irán, el precio del petróleo cerró en US$61.50 el barril. Finalmente, el proceso de aplanamiento de la estructura de tasas prevaleció en los últimos días tras que el spread entre la tasa soberana a 2-años y la de 10 años se comprimió hacia 50 puntos base alcanzando su menor nivel en casi un década.

Sin embargo, en las últimas semanas vimos como los agentes de mercado hicieron caso omiso a una serie de señales que en otras circunstancias hubiesen generado un parón bursátil que además emanan del sector tecnología, siendo éste el que más ha rentado en los últimos días. Ya cerrando el año 2017 el precio de mercado del gigante Uber se corrigió rápidamente en 30% tras que Softbank lograse comprar casi 17.5% de la propiedad de la empresa a un precio descontado valorizando la empresa en US$48 mil millones siendo que la última ronda de capital ésta se había valorizado en US$68 mil millones. Entre medio, en la semana Intel confirmó que sus microprocesadores presentaban una vulnerabilidad de ser hackeados a través de malware, hecho que se conoció a mediados del año anterior haciéndose pública la información recién esta semana. Inmediatamente el gigante Apple confirmó que todos los productos que tienen aquel componente tecnológico Intel están sujetos a dicha vulnerabilidad y que recién en los próximos días la empresa estaría desplegando esfuerzos para corregir el problema a través de una actualización de su sistema operativo. Otras empresas que producen microprocesadores como, AMD, Arm y Qualcomm, han confirmado que tienen problemas similares.

Sin embargo, parecería que ya los agentes de inversión están anestesiados ante posibles ataques cibernéticos ya que el precio de Apple trepó 3.4% en la semana y el precio de Intel se desajustó sólo -3.1%. Más aún también se supo que el CEO de Intel, Brian Krzanich, durante el segundo semestre del año, ya con conocimiento de la falla sistémica de sus productos, vendió una cantidad sustancial de acciones (casi del orden de US$39 millones). Para que tengan una idea el año anterior cuando Equifax reconoció que sus sistemas de información habían sido hackeados el precio de la acción se corrigió a la baja del orden de -35% en cuestión de días mientras que en esta edición parecería que rige una política de “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Por su parte, es tal el apetito por riesgo en este momento que inclusive Spotify estaría buscando colocar sus acciones a través de un proceso de “direct listing” siendo que le acaban de imponer una demanda por US$1,600 millones por no pagar derechos de autor a través de su plataforma. El hecho de utilizar el sistema de “direct listing” implica que los actuales inversionistas podrán salirse de la propiedad inmediatamente ya que la empresa no está aumentando capital ni colocando una nueva serie de acciones, siendo esta una de las primeras empresas que tienen una valorización por encima de US$1 mil millones en proceder de esta manera. Los dueños iniciales estarán reduciendo considerablemente su exposición a la empresa a partir del primer segundo en el cual se empiece a transar Spotify. Este conjunto de eventos, en otras circunstancias, habrían generado un estado de alerta, sin embargo, como todo sigue al alza parecería que no hay porque ponerles atención. 

La segunda semana del año no sólo estará cargada por datos macroeconómicos estadounidenses incluyendo a los créditos de consumo, inflación, inflación al productor, inventarios y ventas retail sino que también vendrá acompañada de siete intervenciones verbales por parte de representantes de la Reserva Federal (FED) a medida que nos vamos acercando a la siguiente reunión de política monetaria que se llevará a cabo a finales de mes. En el frente europeo se publicarán no sólo las actas de la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, sino que también datos que incluyen la producción industrial, ventas retail, sentimiento del consumidor para terminar con la tasa de desempleo. En el Reino Unido el foco estará puesto en la cifra de producción industrial buscando algún indicio adicional de la posible desaceleración que se viene registrando. En China se publicarán las cifras de comercio internacional, inflación e inflación al productor para terminar la semana conociendo el otorgamiento de nuevos créditos mensuales en dicha economía. Por su parte en India también conoceremos los datos de inflación y producción industrial. En la región el Banco Central de Perú estará dictaminando política monetaria tras el convulsionado escenario político que se viene registrando en las últimas semanas. Finalmente, la siguiente semana marcará el inicio oficial de la temporada de resultados trimestrales donde el puntapié inicial lo darán el siguiente viernes JP Morgan, PNC y Wells Fargo. Otras empresas que también estarán reportando en la semana serán Blackrock, Delta, KB Home y Lennar.

En este mismo contexto, de un sobre optimismo bursátil, la batería de datos macroeconómicos que entraron por debajo de las expectativas de mercado fueron bien recibidos bajo la presunción que ello generaría menores presiones inflacionarias. Es bajo este escenario en que la economía sólo generó 148 mil nuevos empleos en el mes de diciembre, la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1% y la inflación salarial se contuvo en 2.5% que vimos muy poca reacción en el mercado de renta fija. A ello hay que sumarle que los PMI e ISM de manufactura terminaron el año en 55.1 puntos (desde 53.9 puntos) y 59.7 puntos (desde 58.2 puntos), respectivamente, mientras que los de servicios lo hicieron en 53.7 puntos (desde 55.3 puntos) y 55.9 puntos (desde 57.4 puntos), respectivamente. Las ventas automotrices en el 2017 cerraron en 17.9 millones (desde 18.1 millones) recuperando terreno hacia el cierre de año a medida que la confianza del consumidor fue tomando tracción. Por su parte las actas de la última reunión de política monetaria de la FED trajeron pocas sorpresas aun cuando el aplanamiento de la estructura de tasas sigue siendo una preocupación latente en la mente de muchos.

En el plano internacional la inflación del mes de diciembre en la Euro Zona nuevamente se desajustó marginalmente hacia 1.4% (desde 1.5%) mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de alimentos y energía, se mantuvo en 0.9%. El único dato que mostró signos de mayores presiones inflacionarias emanó de la inflación al productor la cual terminó el mes en 2.8% (desde 2.5%). Adicionalmente, los datos regionales de actividad PMI compuestos mostraron más de lo mismo con una economía que va tomando tracción. El PMI compuesto cerró el año en 58.1 puntos (desde 57.5 puntos) alcanzando su nivel más robusto desde febrero del año 2011 liderado por el sector servicios en 56.6 puntos desde 56.2 puntos. Este repunte viene de la mano de Alemania cuyo PMI compuesto alcanzó los 58.9 puntos (desde 57.3 puntos) mientras que el sector servicios se expandió 55.8 puntos (desde 54.3 puntos) tras que la tasa de desempleo alemana cediese hacia 5.5%, su menor nivel desde el proceso de unificación en la década de los noventa.

Por su parte en Japón, cuyo mercado bursátil también continuó al alza, el dato de actividad compuesta PMI se mantuvo en 52.2 puntos (sin cambio) mientras que el sector servicios se desajustó marginalmente hacia 51.1 puntos (desde 51.2 puntos) mientras que la lectura compuesta en China también mejoró cerrando el año en 53 puntos (desde 51.6 puntos). El sector servicios chino trepó a su nivel más alto desde agosto del año 2014 cerrando en 53.9 puntos (desde 51.9 puntos). Por su parte, siguiendo con el patrón de una economía mundial sincronizada, el PMI de servicios de India pasó de fase contractiva a expansiva cerrando en 50.9 puntos (desde 48.5 puntos).

Miércoles, 03 Enero 2018 15:45

Voraz Apetito por Riesgo

El primer día transaccional del año nuevo vino acompañado de un voraz apetito por riesgo tras que el índice accionario Nasdaq rentase 1.5%, sobre pasando, por primera vez en su historia, el umbral de 7,000 puntos liderado una vez más por papeles del sector tecnología, así como ocurrió el año anterior. A su vez, vimos una fuerte demanda por papeles regionales, a medida que el dólar continúa depreciándose y con ello impulsando los precios de los commodities, permitiendo que la bolsa Argentina suba 3.4%, la de Brasil lo hiciese en 2% y la de México en 1.4%. En este mismo entorno el precio del petróleo se mantuvo por encima de US$60 el barril mientras que el precio del oro ha continuado al alza cerrando en US$1,315 la onza, siguiendo con ello tardíamente el repunte que tuvo el precio del cobre en el año 2017 que lo dejó finalmente girando levemente por encima de US$3.26 la libra.

Evidentemente, la mayoría de los datos de actividad manufacturera global que se publicaron ayer ratificaron que el 2018 será bien recibido con un crecimiento económico sincronizado. De hecho, en Estados Unidos el índice PMI de manufactura cerró en 55.1 puntos (desde 53.9 puntos) sumándose al buen rendimiento manufacturero que registraron Alemania, China, Francia, India y otros países durante el mes de diciembre. Sin duda alguna que la única economía que viene mostrando signos de una leve desaceleración sigue siendo la del Reino Unido tras que ayer no sólo se desacelerase la lectura PMI de manufactura hacia 56.3 puntos (desde 58.2 puntos) sino que en horas recientes también vimos como la lectura PMI asociada al sector construcción terminó el mes en 52.2 puntos (desde 53.1 puntos). A través del día en Estados Unidos no sólo tendremos más datos de actividad incluyendo la lectura manufacturera ISM y las ventas automotrices de diciembre, sino que se publicarán las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal (FED) tras que ésta subiese la tasa de instancia monetaria a 1.5% (+25 puntos base) y delinease tres alzas adicionales de igual magnitud en el 2018. El documento buscará clarificar la postura de algunos de sus miembros votantes en un escenario donde el aplanamiento de la estructura de tasas va engendrando algunas preocupaciones a medida que los índices bursátiles accionarios siguen al alza sin tregua.

Posterior a ello, en los días siguientes, tendremos una serie de intervenciones verbales por parte de algunos representantes de la FED quedando todos a la espera de los datos de empleo que se publicarán entre el jueves y el viernes, donde el foco estará puesto en la inflación salarial (actualmente en 2.5% año a año). Por su parte, tras el cierre de mercado se publicarán los datos de manufactura PMI de Japón y la lectura de servicios de China. En el frente financiero los reguladores bancarios/financieros europeos decidieron, a última hora, postergar la implementación en 30 meses de los requisitos asociados al proceso de “clearing” de la regulación Mifid II, que formalmente entra en vigencia el miércoles, para dar cumplimiento adecuado a dicho proceso de implementación. Por su parte en el frente empresarial el gobierno estadounidense, a través de la Tesorería, ejerció su derecho a veto a la compra por parte de la empresa china Ant Financial de la estadounidense Moneygram argumentando temas de seguridad nacional. La transacción estaba valorizada en US$1,200 millones siendo este el primer rechazo gubernamental del año 2018. En este mismo proceso legal se encuentran AT&T y Time Warner quienes han recibido objeción por parte del gobierno para proceder con su fusión. Finalmente, en el plano político ayer la prioridad del Presidente Trump estuvo en mandar mensajes continuos durante toda la tarde a través de su cuenta de Twitter no sólo haciéndole recuerdo al líder norcoreano, Kim Jong-un que su botón nuclear es más grande sino que funciona. Entre medio esta serie de mensajes argumentó que la ayuda financiera a Irán, Pakistán y Palestina se estaría revaluando en un contexto donde no hay dialogo ni apoyo abierto con el gobierno de Trump. Por su parte parecería que hubo un primer acercamiento formal entre las autoridades de Corea del Norte y Sur para conversar diplomáticamente mientras que en Irán, donde han muerto una veintena de personas durante el fin de semana largo, en horas recientes hubo manifestaciones masivas en apoyo al gobierno.

Entre los récords bursátiles que vienen registrando los índices accionarios estadounidenses, con el Nasdaq cerrando en 7,006 puntos, asimismo se suma el hecho de que el S&P 500 ha trepado 14 meses consecutivos, también impulsado por el sector tecnología, sin registrar ningún ajuste. Para algunos dicho comportamiento estaría sobre extendiendo las valorizaciones de mercado, no obstante, en días recientes las principales casas de estudio han fijado sus metas para el S&P 500 para el cierre de año bajo la presunción que la implementación de la reforma tributaria tendrá una incidencia positiva en el año en curso. Es asi que por el rango bajo se encuentran estimaciones del orden de 2,800 puntos donde el argumento es que el impacto sobre las utilidades de las empresas será marginal o nulo ya que primero habrá que generar pérdidas contables como ya nos han señalado Barclays, BP, Credit Suisse, Goldman Sachs y Royal Dutch Shell. Sin embargo, otras casas de estudio están fijando su meta para el S&P 500 en torno a 3,000 puntos, como anunció JP Morgan Chase, bajo la presunción que las utilidades de las empresas del S&P 500 subirán desde la cifra estimada de US$132 para el año 2017 hacia US$153 en el 2018. Sin embargo, hay aquellos cuyo insaciable apetito por riesgo ha fijado la meta en 3,100 puntos, bajo el entendimiento que las utilidades incorporarán todos los beneficios tributarios en el 2018 y el crecimiento económico no se verá empañado por shocks externos. Sin embargo, puede que dicho escenario se vea rápidamente alterado si es que las gélidas temperaturas invernales siguen prevaleciendo en el norte del país durante el mes de enero.

En conclusión, partimos el año nuevo con el mismo voraz apetito por riesgo con el que terminamos el 2017 impulsados esta vez por una visión positiva acerca del comportamiento bursátil que se podría registrar en 2018. 

 

 

Lunes, 01 Enero 2018 17:00

Bosquejo Bursátil 2018

Prácticamente cerrado el año 2017 el foco estará en determinar que activos financieros y mercados mundiales serán los ganadores a medida que las condiciones macroeconómicas y empresariales van tomando forma en los primeros meses del año. Sin duda alguna los grandes ganadores del 2017 fueron los mercados bursátiles estadounidenses liderados por el sector tecnológico. Fue así que el índice Dow cerró el año en 24,719 puntos rentando 25.1% mientras que el S&P 500 lo hizo en 2,673 puntos acumulando un alza cercana a 19.5%. Sin duda alguna el gran ganador fue el Nasdaq cuyo retorno sumó 28.2% cerrando el año levemente por encima de 6,903 puntos tras que el sector tecnología, medido por el ETF de dicho sector (XLK), rentase del orden de 32% producto de un repunte de casi 50% en los papeles de Apple, Amazon, Facebook, y Netflix seguido en una segunda tanda por Alphabet (Google) y Microsoft cuyos precios treparon del orden de 35%. 

Ello no sólo porque la economía estadounidense tomó mayor tracción a medida que fueron pasando los meses, sino que las utilidades de las empresas, por diversas razones, se fueron acelerando cerrando el año con un crecimiento cercano a 10%. A su vez, gran parte de estas empresas podrá repatriar montos excesivos que tienen hoy en el extranjero hacia el país en el 2018 a tasas tributarias preferenciales que les permitirán invertir más y recomprar acciones de ser necesario. En el plano internacional los mercados de la Euro Zona y Japón rentaron del orden de 9% y 19%, respectivamente, a medida que sus autoridades monetarias continuaron ampliando sus balances con el afán de reinflar sus economías. Ambas economías terminaron con tasas de desempleo en torno a 8.8% y 2.7%, respectivamente, cifrando datos que no se habían registrado en toda la post crisis. 

En el mundo en vías de desarrollo también hubo mercados ganadores como por ejemplo los de Argentina, Brasil, Chile, Hong Kong e India que treparon por encima de 30%. Ello no sólo porque en países como Brasil e India se adoptaron medidas monetarias pro cíclicas, sino que el alza en los precios de los commodities energéticos y metalúrgicos permitió una estabilización fiscal y por ende cambiario en dichos países. Por ejemplo, el precio del petróleo cerró el año US$60 el barril rentando 11.5% mientras que el cobre lo hizo en US$3.30 la libra subiendo magistralmente 31.5%. Evidentemente, este retorno vino acompañado de una depreciación del dólar a nivel mundial tras que la paridad euro dólar se moviese 14.5% hacia €1.20 mientras que la relación dólar yen lo hizo hacia ¥112.7 depreciándose casi 4%. 

Sin duda alguna que la dificultad en los portafolios de inversión vino de la mano de la renta fija a medida que no sólo la volatilidad descendía extensamente, sino que también la estructura de tasas estadounidense se aplanó considerablemente. Por ejemplo, la tasa a 3-meses terminó en 1.39% lo que implica 88 puntos base por encima de aquella registrada al cierre del 2016. Entre tanto, la tasa a 10 años se movió sólo 5 puntos base a la baja cerrando el año en 2.4% (desde 2.45%) mientras que la tasa a 30 años cerró cercana a 2.75% (-32 puntos base por debajo del cierre del año anterior). Este comportamiento en las tasas soberanas dejó a varios consternados ya que uno supondría que frente a un mayor crecimiento económico, una baja en la tasa de desempleo, un repunte en el precio del petróleo y una reforma tributaria se hubiese registrado un desanclaje de las tasas largas, algo que finalmente no ocurrió y que será uno de los temas a considerar entrando al año nuevo. Finalmente, en el ámbito político no sólo tuvimos que aprender a descifrar los tweets del Presidente Trump sino que el Reino Unido finalmente logró un acuerdo con la Comunidad Europea, costoso por lo demás, de cómo procederán a un divorcio formal en los próximos dos años. Por su parte el mundo no sólo ha tenido que lidiar con los misiles del líder norcoreano Kim Yong-un sino que nos enteremos que las plataformas sociales hicieron un mea culpa de haber participado de manera imprecisa durante las elecciones presidenciales estadounidenses. Finalmente, el Presidente Trump logró que el partido republicano, de alguna manera se alinease, aprobando una extensa reforma tributaria que empezará a regir a partir de este año nuevo. 

Para el 2018 es de esperar que la economía estadounidense siga tomando mayor tracción expandiéndose por encima de 3% no sólo porque los fundamentos macroeconómicos apuntan a ello sino  también por la incidencia que tendrá la rebaja de impuestos personales y empresariales. Ello podría cambiar el enfoque con el cual la Reserva Federal (FED), bajo el mandato de Jerome Powell, tendrá que gestionat la gradualidad monetaria con la que venía operando el instituto emisor bajo la presidencia de la saliente Janet Yellen. 

En el plano internacional las autoridades monetarias de Europa y Japón tendrán discusiones extensas acerca de poner término a sus programas de liquidez a medida que continúan resolviendo problemas estructurales. Por un lado, Alemania tendrá que forjar un gobierno de consenso e Italia estará sosteniendo elecciones parlamentarias tras que en la semana el parlamento fuese disuelto.

En el plano regional algunos países no sólo continuarán adoptando medidas pro cíclicas que les permitan crecer de manera más rápida, sino que Brasil, Colombia y México estarán lidiando con elecciones presidenciales que podrían cambiar el direccionamiento político-económico que han estado ejerciendo en años anteriores. En México, además, daría la impresión que hay un desanclaje en la inflación (actualmente en 6.6%) mientras que el gobierno de Colombia aprobó un aumento en el salario mínimo cercano a 5.9% que añadirá complejidades inflacionarias en el 2018. En Brasil y Perú los gobiernos se ven cada vez más frágiles a medida que ambos mandatarios, Michel Temer y Pedro Pablo Kuczynski, respectivamente, decidieron dar indultos en sus países que fueron mal recibidos por algunos estamentos sociales aduciendo mano blanda con la corrupción. 

En el plano de los commodities en la medida que haya un crecimiento económico más robusto y la oferta del petróleo y el cobre se restringa, como ocurrió en meses recientes, es de esperar que haya por lo menos un sustento para dichos precios. Finalmente, en el 2018 el ciclo político estadounidense tomará vuelo a medida que el conflicto con organizaciones internacionales, como la ONU y OTAN, en relación a Corea del Norte, Israel y ahora Irán toman precedencia. En el plano internacional los agentes de mercado están trabajando con una expansión en utilidades cercana a 12% a pesar de que el pasado viernes la valorización de la empresa de transportes y tecnología Uber registrase una caída de 30% al incorporar a su propiedad al gigante Softbank, partiendo el año con un mensaje inherente acerca del sector tecnología. Entre tanto grandes empresas como Barclays, Credit Suisse, Goldman Sachs y Royal Dutch Shell han señalado que registrarán perdidas contables este último trimestre del año producto de la reforma tributaria. El pasado viernes Goldman Sachs señaló que la perdida sumará US$5 mil millones mientras que las otras han fijado las pérdidas cercanas a US$2,500 millones, respectivamente. 

Esta primera semana del año 2018, que por lo demás será corta nuevamente por el feriado del 1 de enero, 2018, el foco estará puesto en los datos PMI de manufactura y servicios a nivel global, las cifras de empleo estadounidense (ADP y generación de empleo) conjuntamente con los datos de inflación europeos. Por ahora se estima que el dato de ADP cifrará 185 mil (desde 190 mil) mientras que la generación de empleo general sumaría 190 mil (desde 228 mil) con una tasa de desempleo que cerraría el año en 4.1% y la inflación salarial expandiéndose del orden de 2.5% (sin cambio en relación al mes de noviembre). 

El año nuevo también vendrá acompañado de un par de intervenciones verbales por parte de distintos miembros de la FED una vez publicadas las actas de la última reunión de política monetaria a media semana. Finalmente, es de esperar que los volúmenes transaccionales se mantengan débiles hasta el siguiente lunes 8 de enero cuando el país retome actividad tras las gélidas temperaturas que ha registrado gran parte del centro y noreste del país en durante las festividades de fin de año. De continuar un invierno con temperaturas extremas, como las registradas el fin de semana, es de esperar que el crecimiento económico del primer trimestre se resienta como lo ha hecho en años anteriores. 

Para terminar este año debemos destacar que Apple se disculpó públicamente tras que se la acusase de reducir la velocidad de uso en ediciones más antiguas de su producto estrella iPhone bajo el entendimiento de que ésta podría ser una táctica comercial para que los usuarios adquieran versiones nuevas, algo que acaparará titulares legales en el 2018. Por su parte, un consorcio de inversionistas, liderado por el gigante Softbank, lograron adquirir casi 17.5% de la propiedad de Uber a una valoración de US$48 mil millones siendo que la empresa, en su última ronda de levantamiento de capital, había sido valorada en US$68 mil millones, ello implicando un 30% de descuento. Con ello Softbank se consolida como uno de los grandes inversionistas a nivel mundial en la industria de transportes al no solo tener participación accionaria mayoritaria en Uber sino que también en la empresa China Didi Chuxing y la India ANI Technologies. 

Finalmente, en el plano político, el año terminó agitado no sólo porque el Presidente Trump lanzó otra serie de amenazas hacia China tras que buques mercantes de dicho país habrían estado violando el embargo comercial y energético a Corea del Norte. Por su parte en Italia el Presidente disolvió el parlamento fijando fechas electorales para el próximo 4 de marzo del año que viene. En Brasil la Corte Suprema revirtió parte de las rebajas penales que había dictaminado el Presidente Temer antes de las fiestas navideñas argumentando que la justicia debe regir en relación a los actos de corrupción que vienen desestructurando al estamento político. Esta nueva ronda entre la Corte Suprema y el gobierno terminará en otra instancia política en pos de reemplazar a Temer antes de las elecciones presidenciales en octubre del año que viene. Finalmente, en Perú las marchas sociales en contra del indulto presidencial del ex mandatario Alberto Fujimori continuaron a medida que el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, no está logrando poner paños fríos a dicho hecho en el Congreso sumándose a la critica del proceso organismos internacionales. 

En conclusión, terminamos el año 2017 con una inusual baja volatilidad bursatil que vino acompañada de retornos extraordinarios, sin embargo, aun cuando el 2018 se avizora con muy buena semblanza, debiésemos esperar un bosquejo bursátil más complejo. 

Miércoles, 27 Diciembre 2017 11:00

ÚLTIMA SEMANA DE 2017

A pesar de los bajos volúmenes transaccionales que vienen registrando los mercados producto de los feriados, estamos viendo bruscos movimientos en las tasas cortas, el precio del petróleo, y un desajuste en el precio del gigante Apple, permitiéndonos concluir que algunos agentes de mercado están tomando utilidades y levantando liquidez entrando a la recta final del año. 

Partamos por el abrupto salto que se dieron las tasas a 3-meses las cuales treparon +14 puntos base hacia 1.47% (desde 1.33%) desalineándose completamente del comportamiento de tasas en plazos superiores. Puede que el movimiento haya sido una simple consecuencia del fuerte y brusco movimiento algorítmico que registró la paridad euro dólar pasado el festivo, sin embargo, parecería que algún fondo más sofisticado (hedge fund) venía levantando liquidez para cerrar el año. Este vaivén también vino de una toma de utilidades en el precio del gigante Apple el cual se desajustó rápidamente hacia US$170.57 por acción (-2.5%) tras que se publicasen artículos de prensa argumentando que la venta de su producto estrella iPhone X habría estado muy por debajo de las estimaciones preliminares que se habían realizado, algo que estará por verse una vez que la empresa formalice algún anuncio en las semanas que vienen. Evidentemente, el precio promedio de venta de dicho producto de aproximadamente US$1,000 por unidad puede que haya limitado la demanda durante las fiestas navideñas, no obstante, para aquellos que pudieron observar el flujo de personas a través de sus tiendas físicas en sus semanas recientes se hace muy difícil prever que ello haya ocurrido. 

Finalmente, el precio del petróleo, medido por el WTI, se acercó hacia US$60 el barril tras que un oleoducto en Libia habría explotado reduciendo la oferta en otros 100 mil barriles por día. A ello se suman los problemas que se presentaron en los oleoductos de Keystone Pipeline (Estados Unidos) y North Sea (Mar del Norte) en semanas recientes sumándose a la restricción que viene ejerciendo la OPEP con Rusia hasta finales del año que viene. Misteriosamente el precio cerrará el año casi donde lo fijó la OPEP a mediados de año tras que ésta señalase que el equilibro estaría entre US$50 a US$60 el barril, precio al cual aún parecería que no se hace atractivo para que entre mayor producción “shale” estadounidense. Habiendo denotado aquello, hay que tomar en consideración que el noreste estadounidense esta prácticamente paralizado con temperaturas invernales extremas que también están ejerciendo presión al alza en el precio. 

En el plano internacional las tasas Shibor en China continuaron al alza en plazos de 3-meses a 1-año ratificando la necesidad de liquidez entrando a la recta final del año a medida que las autoridades monetarias vienen buscando desacelerar la demanda de créditos en la economía. Entre tanto en Perú continuaron las repercusiones políticas tras que el actual Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, indultase al ex Presidente, Alberto Fujimori, durante el fin de semana anterior. Este último, además, públicamente pidió perdón de las transgresiones que se realizaron durante su gobierno tras 12 años de estar encarcelado. Por ahora algunos estamentos de la oposición han pedido que el indulto sea revocado algo que será tema del año siguiente. En el plano empresarial ayer Uber anunció que estará poniendo a la venta de su división de leasing automotriz sumándose a la tendencia de la banca que ha estado reduciendo su exposición a la deuda automotriz.

A este punto en el año hay dos inquietudes que se van fraguando pudiendo delinear cambios en la estrategia con la que los agentes estarán componiendo sus carteras de renta fija. Por un lado, hay aquellos que plantean que el exceso de oferta de papeles acompañada de mayores presiones inflacionarias debiese permitir un cambio paralelo al alza en la estructura de tasas estadounidense. El brusco movimiento registrado ayer en la tasa de corto plazo es el primer indicio de dicho nerviosismo bajo el entendimiento de que la economía estadounidense vienen creciendo de forma dinámica, la tasa de desempleo bajará aún más y ahora el precio del petróleo va tomando tracción por shocks a la oferta que se van plasmando semana a semana. A ello se suma el exceso de papeles del Tesoro que emanarán no sólo de la venta de instrumentos por parte de la Reserva Federal (FED) y de la Tesorería quien tendrá que financiar el mayor déficit fiscal que emanará de la reciente aprobada reforma tributaria. 

Sin embargo, por otro lado, hay una corriente muy válida que va argumentando que algunos de los pasos que ha ido fraguando la administración Trump entrando a la recta final del año en términos geopolíticos va tomando tintes de una posible “guerra fría” y que ante cualquier intercambio bélico ya sea en el Medio Oriente o en la península norcoreana los flujos de activos financieros buscarán refugio en instrumentos soberanos estadounidenses haciendo que la estructura de tasas se comprima rápidamente. Evidentemente, el conflicto con Corea del Norte, el trato hacia los organismos mundiales como la OTAN y la ONU así como el conflicto que se viene forjando con la fijación de la embajada estadounidense en Jerusalén van haciendo los caminos diplomáticos más complejos. Para aquellos que vienen planteando un escenario geopolítico conflictuado en el 2018 no hay razón alguna para salirse de los papeles soberanos estadounidenses ya que habrá una posibilidad de obtener mejores precios si es que hay una escalada bélica en cualquiera de los frentes que se van forjando. Por su parte hay otros que vienen argumentando que el movimiento en tasas tiene un techo ya que el aplanamiento de la estructura en meses recientes contempla la posible contracción de la economía estadounidense en un plazo de 2 a 3 años, algo que eventualmente también generará una caída en la estructura de tasas. 

Lunes, 25 Diciembre 2017 17:11

EL MERCADO ESTA SEMANA

Partimos la penúltima semana del año a la espera de que se ejecutase la tan ansiada reforma tributaria, la cual fue finalmente aprobada por el Congreso el pasado miércoles y ejecutada a ley por el Presidente Trump el viernes antes de que el país se empezase a paralizar frente a las fiestas de fin de año. Al final la ley contempla rebajas tributarias tanto a nivel personal como empresarial, beneficiando a algunos más que a otros, como suele ocurrir con estos cambios estructurales, así como un deterioro en el déficit fiscal en los años siguientes a la espera de que la economía tome mayor dinamismo y finalmente se registre una mayor recaudación fiscal, proceso denominado “dynamic scoring”.

Sin embargo, una de las principales discusiones que empezarán a rugir el año que viene nacerá del aquejado regalo que nos dejará la ley recientemente aprobada no sólo porque la Tesorería tendrá que financiar el déficit con mayor emisión de deuda soberana, sino porque también acelerará aún más a la economía pudiendo desequilibrar el gradual proceso que viene implementando la Reserva Federal (FED) a través de la normalización de la estructura de tasas.

Tomemos por ejemplo algunos de los datos macroeconómicos con los cuales venimos cerrando el año partiendo con el ingreso y gasto personal los cuales se expandieron del orden de 4.5% (desde 4.2%) y 3.8% (desde 3.2%), respectivamente, mientras que la tasa de ahorro se situó en 2.9%, bajando por primera vez por debajo de 3% desde finales del año 2007. Por su parte, el precio de los bienes inmuebles viene expandiéndose del orden de 6.6% (desde 6.5%) mientras que las ventas de viviendas existentes alcanzaron su mayor nivel en más de una década hacia 5.81 millones de unidades en términos anualizados (desde 5.48 millones) con los inventarios existentes cediendo drásticamente hacia 3.4 meses (desde 4 meses). Por su parte las ventas de viviendas nuevas fueron del orden 733 mil en términos anualizados expandiéndose 26.6% año a año. Evidentemente, el sentimiento del consumidor cedió marginalmente hacia 95.9 puntos (desde 96.8 puntos), no obstante, gran parte de los indicadores de demanda interna vienen tomando mayor tracción.

Por otro lado, los datos de inflación general también van tomando vuelo con el dato del general PCE, (consumo e ingreso personal), trepando hacia 1.8% (desde 1.6%) y la cifra subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, subiendo marginalmente hacia 1.5% (desde 1.6%). Entre medio el crecimiento del tercer trimestre del año se ratificó en 3.2% liderado por una robusta cifra de inversión la cual se expandió del orden de 7.3% fijando una tasa de expansión entre 3% a 4% para el trimestre en curso. Aún así vimos como los índices accionarios estadounidenses terminaron la semana al alza rentando 0.3% y acumulando retornos promedio del orden de 25% en lo que vamos del año. Por su parte, la tasa soberana a 10 años trepó rápidamente 13 puntos base cerrando en 2.49% bajo el entendimiento que la oferta de papeles soberanos se incrementará en el año 2018 no sólo porque la FED aumentará secuencialmente la venta de activos financieros de su balance trimestre a trimestre, sino que el gobierno tendrá que financiar el aumento en el déficit fiscal.

En el plano internacional, el Banco Central de Japón optó por mantener su política monetaria intacta en -10 puntos base con una disensión en el voto, tema que abordaremos en mayor detalle a continuación. Entre medio vimos una robusta demanda por papeles de la región Latinoamérica liderado por un repunte semanal de 10.7% del principal índice accionario chileno tras que el ex mandatario Sebastián Piñera ganase la segunda ronda presidencial. Habiendo señalado  aquello, también vimos una rápida depreciación del peso mexicano que no sólo presionará aún más la inflación general del país (actualmente en 6.6%) sino que complica la situación en la que se encuentran sus autoridades monetarias a medida que la economía se contrae.

En el plano político en Cataluña los movimientos independistas ganaron el parlamento regional pudiendo fijar una vez más su gobierno alejado del gobierno central español mientras que en Perú el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, lograse retener su cargo tras que el Congreso de dicho país no obtuviese los votos suficientes para su destitución. Finalmente, en el ámbito empresarial reportaron varias empresas en la semana, incluyendo a Nike, quienes ratificaron el buen dinamismo que lleva la demanda interna del país a medida que algunas de ellas van teniendo que adaptar sus modeles de ventas. Entre tanto varias empresas incluyendo a AT&T, Comcast y Wells Fargo anunciaron que ante la aprobación de la nueva legislación tributaria no sólo estarán haciendo mayores inversiones sino que también pagarán bonos salariales extraordinarios de fin de año. 

Esta última semana del año no sólo tendrá muy bajos volúmenes de transacciones producto de los feriados del lunes 25 de diciembre, 2017 y posterior lunes 1 de enero, 2018 sino que también muy pocos datos macroeconómicos. En Estados Unidos se publicará el índice de precios inmobiliarios Case & Shiller y la última lectura de confianza del consumidor. En la Euro Zona tendremos la lectura de la base monetaria M3 quedando los datos de empleo e inflación para el año nuevo. Japón estará bastante más activo con la publicación del gasto familiar, inflación, producción industrial, ventas retail y la tasa de desempleo. Para terminar la semana en China se estarán publicando los datos de actividad manufacturera sellando con ello el muy buen año 2017. Por el lado político el Congreso estadounidense decidió extender el financiamiento del gobierno hasta mediados de enero retomando la discusión del presupuesto 2018 para su retorno en el año nuevo.

A este punto parecería que no hay duda alguna que la economía estadounidense viene creciendo de manera saludable y que la legislación tributaria le dará un impulso durante la segunda mitad del 2018 a medida que se van plasmando mayores presiones inflacionarias si es que las empresas despliegan sus promesas anunciadas en horas recientes acerca de mayores salarios y bonos extraordinarios. Si a ello se suma que habrá una mayor cantidad de papeles soberanos flotando en el mercado producto de una mayor oferta de la Tesorería y de la FED lo que se podría esperar es que las tasas largas empiecen una escalada como la que vimos en días recientes. Sin embargo, lo que aún se desconoce es la velocidad con la que treparán eventualmente. Hay aquellos que no están preocupados simplemente porque los inversionistas retail sigue invirtiendo en renta fija a destajo sumando compras netas del orden de US$258 mil millones en el año a través de fondos mutuos de largo plazo, algo que estaría explicando el anclaje de la parte larga de la estructura de tasas. Hay otros que estiman que un desanclaje violento en las tasas largas no sólo podría frenar el crecimiento económico, sino tener una incidencia sobre el efecto riqueza del país a través de un desajuste en los índices accionarios y un freno en la demanda de bienes inmuebles. Puede que éstas conclusiones sean prematuras ya que son las mismas discusiones que se venían plasmando hace años atrás cuando la FED anunciaba que ponía fin a los programas de liquidez sin que las tasas hayan posteriormente sobre reaccionado. Sin embargo, de no presentarse una mayor demanda de papeles soberanos puede que el latigazo de las tasas largas tenga una incidencia en el comportamiento bursátil del año 2018.  

En el plano internacional el Banco Central de Japón (BOJ) optó por mantener su programa de política monetaria intacto manteniendo su tasa de instancia en -10 puntos base y el programa de compra de activos en casi ¥80 trillones anuales entrando al 2018. Como se esperaba la decisión tuvo ocho votos a favor y uno en contra. Sin embargo, el voto en contra fue para que el BOJ incremente sus esfuerzos en pos de alcanzar una inflación más cercana a la meta en el año que se avecina. Sin embargo, en dicho enunciado hay un comentario de lo más inusual y tiene que ver con el aplanamiento de la estructura de tasas en Estados Unidos. El BOJ menciona que el voto en contra, para aumentar la liquidez, se debe entre otros factores a factores adversos como el esperado aumento impuesto en el valor agregado y una “posible” desaceleración macroeconómica en Estados Unidos. Esta adición escrita acerca del comportamiento de la economía estadounidense como factor de riesgo es medido ya que el contexto de las cifras económicas que se han registrado en meses recientes en Estados Unidos apunta a una mejoría y recuperación más robusta. No obstante, puede que el BOJ le este dando una segunda lectura a lo que viene anticipando de la estructura de tasas y que hemos mencionado en más de una ocasión. Puede que el aplanamiento de la estructura de tasas se encuentre reflejando una desaceleración económica pasado el año 2019.

En el ámbito político, por el lado catalán los tres partidos pro-independentistas lograron 70 votos en la asamblea general de 135 pudiendo elegir al gobierno que regirá la región. El movimiento independista sólo necesitaba 68 curules que el gobierno central de Mariano Rajoy esperaba no lograrían conseguir tras un esfuerzo titánico realizado en semanas recientes que les permitió ganar el voto general pero no mayoría parlamentaria. Por su parte en Perú el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, no fue destituido tras que la oposición no lograse los votos suficientes en el Congreso para hacerlo. El conteo incluyó 19 votos para mantenerlo en la presidencia, 21 abstenciones y 78 votos en contra, no obstante, se necesitaba 87 votos para la destitución. Habiendo mencionado aquello el gobierno de Kuczynski quedará aún más fracturado haciendo más compleja la gobernabilidad en dicho país.

Finalmente, para aquellos que han estado siguiendo el comportamiento de Bitcoin el viernes pasado fue uno de aquellos días en los cuales la volatilidad mostró sus garras más profundas haciendo que las transacciones se paralizaran tras un ajuste en el precio de dicho activo del orden de casi -30% para luego recuperar parte de las pérdidas durante la sesión del pasado viernes cerrando en US$14,400. La bolsa donde se vienen transando dichos activos anunció que algunas de las liquidaciones tomarán 10 días en ejecutarse haciéndonos recuerdo a la falta de regulación alrededor de dicha clase de activo siendo la falta de liquidez uno de sus principales inconvenientes.

Miércoles, 20 Diciembre 2017 16:00

ASIMILANDO EL IMPACTO

Hace únicamente horas el Senado aprobó, solo con votos Republicanos, la legislación tributaria con 51 votos a favor y 48 en contra tras que un par de horas antes lo aprobase la Cámara de Representantes con 227 votos a favor y 203 en contra (también sólo con votos Republicanos). Es de esperar que una vez aprobada la reforma tributaria en el Congreso, el Presidente Trump ejecute formalmente el recorte tributario entre el jueves o viernes como si fuese Santa Claus para los empresarios estadounidenses y la clase media alta que se beneficiará mayoritariamente de dichas medidas a partir del año que viene. Por su parte el partido Demócrata tendrá que realizar un auto análisis comprensivo acerca del proceso seguido en los últimos doce meses y como enfrentarán las elecciones del próximo año tras haber criticado el proceso legislativo republicano y presidencial sin poder detener ni la cláusula que elimina la obligatoriedad de mantener un seguro de salud que había instaurado la ley Obamacare. 

Por su parte, desde un punto de vista bursátil, aquellos que vienen clamando que el repunte accionario viene impulsado netamente por la aprobación de dicha ley ahora tendrán que asimilar si es que el estatuto tributario efectivamente beneficiará al consumo y generará un mayor crecimiento económico que permitirá finalmente pagar el déficit que se engendrará en el corto plazo. Es de esperar que una vez aprobada formalmente por todos los estatutos gubernamentales empezará un análisis más exhaustivo del impacto formal que tendrá dicha legislación sobre las empresas a medida que algunas de ellas empezarán a anunciar que el cambio desplegará la reversión de algunas provisiones generando pérdidas contables de corto plazo, como ya lo han hecho algunas instituciones financieras. 

Evidentemente, si nos abocamos a los modelos económicos más simples, la nueva ley debiese tener un impacto positivo sobre la demanda interna (al rebajar los impuestos personales) y la inversión (al rebajar no sólo el impuesto corporativo hacia 21% (desde 35%) sino que también permitir repatriar parte del efectivo que tienen las empresas en el extranjero a tasas preferenciales pudiendo pagar hasta 15.5%). Sin embargo, la consecución inmediata de la legislación también tiene una incidencia sobre el mercado de renta fija ya que el gobierno tendrá que financiar un mayor déficit fiscal en los próximos años a medida que la demanda interna va tomando raíz. Ello hizo que la tasa soberana a 10 años trepase rápidamente hacia 2.46% (+ 7 puntos base) bajo el entendimiento que habrá una mayor oferta de papeles soberanos que también vendrá acompañado de aquellos instrumentos que se encuentra vendiendo la Reserva Federal (FED) como parte de la normalización de su balance financiero.

Por otro lado, es de esperar, como ya escuchamos por parte de algunos administradores más sofisticados en días recientes, que se empezará a plasmar una sensación de que la economía viene demasiado acelerada y que dicho estímulo fiscal lo único que hará es complicar la gradual normalización que viene instaurando la FED. Por ahora la FED de Atlanta ha fijado el crecimiento de este cuarto trimestre del año en 3.3% y la de Nueva York en 4% sumándose a la cifra de 3.3% que se ratificará mañana para el tercer trimestre del año. Habiendo señalado aquello toda esta discusión de segunda orden se empezará a fraguar entrando al año nuevo. 

En el frente económico, el inicio de nuevas construcciones de noviembre alcanzó 1.297 millones en términos anualizados superando con creces la expectativa de 1.250 millones que tenía previsto el mercado. Hoy se estará publicando el dato de ventas de viviendas esperado en 5.55 millones (en términos anualizados).  

En el frente internacional la cifra de inflación al productor alemana fue de 2.5% (desde 2.7%) tras que la inflación general de la Euro Zona del mes de noviembre fuese ratificada en 1.5% (desde 1.4%) A su vez, en las próximas horas el Banco Central de Japón (BOJ) estará dictaminando la política monetaria que regirá entrando al año nuevo sin que por ahora haya cambio alguno ni en el programa de liquidez ni en la tasa de instancia monetaria actualmente en -10 puntos base. Puede que dentro del comité votante haya disensión, como ya ocurrió la sesión anterior, sin embargo, ello no generará angustia alguna en los agentes de mercado. 

 

Es de esperar que el Presidente del BOJ, Harhiko Kuroda, traiga a luz una vez más la discusión acerca de la política de mantener la tasa soberana a 10 años anclada en cero, algo que ya les viene incomodando a algunos de los miembros del instituto emisor nipón. Algunos de ellos vienen clamando que el proceso de reversión denominado “rate reversal” tendrá una incidencia sobre el comportamiento bursátil pudiendo también incidir sobre la demanda e inversión en el mediano plazo. Sin embargo, al igual que sus pares de Estados Unidos y la Euro Zona se espera que mantenga todas las opciones abiertas en pos de alcanzar la meta inflacionaria en el mediano plazo. También tendrá que explicar de alguna manera la propuesta planteada por el gobierno acerca de la posible reducción de impuestos corporativos hacia 20% (desde 30%) para aquellas empresas que opten por incrementar sus salarios permitiendo con ello mayor inflación. Finalmente, en el ámbito empresarial ayer la empresa de transportes y envió de paquetes, Fedex, reportó utilidades por acción de US$3.18 que superaron con creces los US$2.89 estimados. La empresa no sólo mencionó que la temporada pre navideña había registrado mayor demanda en envíos, sino que también argumentó que la rebaja de impuestos impulsará sus utilidades el año que viene en casi 20% a 30% de las actuales estimaciones.