Alvaro Pereyra

Alvaro Pereyra

Director, Sinopsis Bursatil
Miércoles, 18 Abril 2018 09:00

Destellos de Optimismo

En un par de días, desde que empezase la temporada oficial de resultados trimestrales, se han forjado destellos de optimismo fundamentados que han permitido que los índices accionarios hayan recuperando niveles técnicos de mediano plazo, alejándose de los subsuelos en los que venía operando desde mediados de marzo permitiendo con ello que el S&P 500 se haya situado por encima de 2,700 puntos (actualmente en 2,706 puntos) y el índice de volatilidad se vaya acostando nuevamente hacia 15.3 puntos a medida que la persistente iliquidez que se venía registrando haya, por primera vez desde principios de febrero, mostrado los primeros signos de reversión en las últimas horas ayudando al mercado a darse un respiro más liviano. Entre los factores que han influido en estos chispazos se encuentran una economía estadounidense que va expandiéndose de manera más robusta donde el crecimiento para el primer trimestre del año se estima en 2% acelerándose ágilmente hacia 2.8% durante el trimestre en curso.

A ello se suma una serie de intervenciones verbales por parte de distinto mandatarios de la Reserva Federal (FED) argumentando que la inflación seguramente llegará a la meta del 2% fijada por el instituto emisor y que éste dejará que se acelere por encima asegurándose de cumplir con el doble objetivo que tiene bajo su responsabilidad. Es tal la serie de intervenciones a favor de un mayor crecimiento inflacionario en los trimestres siguientes, con alzas graduales en la tasa de política monetaria, que el mercado le esta asignando una probabilidad de casi 45% a tres alzas más de 25 puntos base más en lo que resta del año (desde el actual 1.75%) siendo que el mismo instituto emisor estimó en su última reunión de política monetaria sólo dos alzas adicionales. Sin embargo, hoy por la tarde tendremos la publicación del Libro Beige que nos entregará una visión más acabada del dinamismo económico del país quedando todos a la espera a la reunión de la FED el siguiente dos de mayo, donde por ahora, en dicha reunión, no se estima un cambio.

En el frente económico mundial hay signos de menor actividad económica en la Euro Zona y Japón, algo que podría ser transitorio, no obstante, es poco probable, de continuar ambos registrando cifras menores a la esperadas, que haya un cambio drástico en sus programas de liquidez entrando a la segunda mitad del año. Ya veremos el próximo 26 de abril lo que anuncie el Banco Central Europeo mientras que las autoridades monetarias japonesas, quienes estarán dictaminando política monetaria en las mismas fechas, mantendrán su política monetaria ultra expansiva. Por ahora en la Euro Zona la inflación del mes de marzo fue de 1.3% y el dato subyacente fue de 1%. En Alemania la encuesta de actividad económica ZEW mostró un desajuste hacia 87.9 puntos (desde 90.7 puntos). En Japón las exportaciones se expandieron del orden de 2.1% (desde 1.8%) mientras que las importaciones se desaceleraron de manera pronunciada hacia una contracción de -0.6% (desde +16.5%).

Puede que Inglaterra opte monetariamente el mismo camino que la FED aún cuando la inflación general cedió hacia 2.5% (desde 2.7%) mientras que la inflación al productor para los insumos de salida fue 2.4% (desde 2.6%) y la inflación de entrada fue de 4.2% (desde 3.4%). Por el lado empresarial el optimismo no sólo se plasmó por los muy buenos resultados bancarios que ratificó Goldman Sachs el día de ayer, sino que el repunte accionario de Netflix de 9% registrado en las últimas horas empujó a los precios de algunos de sus colegas como Alphabet, Amazon, Apple y Facebook al alza permitiendo el repunte accionario generalizado. A su vez, el precio del petróleo, que venía al alza sin tregua, ha cedido hacia US$67 el barril, con ello despejando expectativas inflacionarias que se venían forjando.

En el frente geopolítico, según distintos medios de prensa, el director de la CIA, Michael Pompeo, habría tenido una reunión secreta con el líder norcoreano Kim Jong-Un con el afán de coordinar la reunión que se llevará acabo entre ambos países a principios de mayo. A su vez, el inconsistente Presidente Trump desdijo rápidamente su interés por unirse al TPP 11 argumentando que éste acuerdo comercial era demasiado inflexible. Finalmente, ayer falleció la ex primera dama de la nación, Bárbara Bush, mientras que Starbucks cerrará sus operaciones durante un día para entrenar a sus empleados tras haberse visto envuelta en protestas discriminatorias. 

Partamos por Estados Unidos tras que las ventas retail se expandiesen del orden de 4.5% (desde 4.1%) y la producción industrial lo hiciese del orden de 4.4% (desde 4.5%) ambas ratificando el dinamismo que conlleva la economía. Entre medio, ayer los presidentes de las reservas federales de San Francisco (John Williams), Filadelfia (Patrick Harker) y Chicago (Charles Evans) argumentaron casi lo mismo dando señales que la inflación podría situarse por encima de 2% permitiendo con ello un crecimiento económico más robusto. A su vez, Randal Quarles, también de la FED, argumentaba frente al Congreso la necesidad de desregular a la industria bancaria de algunas de las perversas normas aprobadas durante la post crisis financiera. 

En el frente corporativo los resultados de Goldman Sachs (US$6.59 versus US$5.58 estimado) impulsaron la recuperación bursátil tras que las utilidades provenientes de trading registraron ganancias extraordinarias dada la mayor volatilidad bursátil durante el primer trimestre del año. Habiendo denotado aquello el VaR de Goldman Sachs, o su exposición a mercado, aumentó considerablemente hacia US$73 millones (desde US$54 millones). El miércoles estarán reportando American Express y Morgan Stanley entre muchas otras.

Finalmente, en China las autoridades monetarias optaron por reducir en 100 puntos base, hacia 16%, las reservas bancarias inyectando con ello mayor liquidez tras que algunos indicadores macroeconómicos mostrasen una desaceleración entrando al segundo trimestre del año. Ello en un contexto donde los precios de los bienes inmuebles también se desaceleraron hacia 4.9% (desde 5.2%) el mes anterior. 

En conclusión, después de un mes en que los índices accionarios venían luchando por mantenerse a flote, esta semana hay destellos de optimismo que nacen de muy buenos resultados trimestrales, un crecimiento económico estadounidense más robusto y medidas monetarias pro cíclicas en el mundo emergente.

 

Domingo, 15 Abril 2018 18:57

EL MERCADO ESTA SEMANA

A pesar del nerviosismo con el que empezó la semana, a medida que la guerra comercial chino-estadounidense subía de tono, ya hacia mitad de semana algunas de las amenazas que venían realizando ambos gobiernos, empezaron a cambiar de tono permitiendo con ello que los precios de las acciones de algunas de empresas que más se verían afectadas por un progresivo aumento arancelario, empezasen a recuperar terreno. A su vez, la Reserva Federal, a través de las actas de su última reunión de política monetaria, asentaba su compromiso de mantener las expectativas inflacionarias controladas acompañadas de varias intervenciones verbales ratificando dicha postura a medida que los datos de inflación se movían por encima de la meta de 2% establecida por la Reserva Federal (FED) impulsados no sólo por una mayor actividad económica, sino  producto de un repunte en los precios de la gasolina y el petróleo.

Por el lado corporativo el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, comparecía frente al Congreso por más de diez horas clarificando el compromiso de la empresa de resguardar de mejor manera la información privada de sus usuarios sin recordarnos que la información entregada a través de su plataforma es personal y voluntaria, por ende siendo responsabilidad final del usuario lo que quiere compartir. A su vez, el Presidente Trump, quien no sólo optó por atacar junto a los aliados a Siria en las últimas horas, estableció una comisión gubernamental liderada por el Secretario de la Tesorería, Steven Mnuchin, para analizar la estructura de costos del sistema de correos donde la gigante Amazon ha estado involucrada como centro de atención.

Por su parte, formalmente empezó la temporada de resultados trimestrales tras que empresas como Bed Bath and Beyond, BlackRock, Citigroup, Delta, JPMorgan y Wells Fargo reportasen cifras por encima de las expectativas de mercado, sin embargo, algunas de las reacciones por parte de los inversionistas fueron inesperadas. Por ahora la banca reportó crecimientos saludables en sus carteras crediticias, una mejoría en los resultados provenientes de las carteras propietarias a medida que aumenta la volatilidad bursátil y un leve deterioro en la calidad de sus carteras dada la fase del ciclo económico en la cual nos encontramos.

Por el lado político económico el Congressional Budget Office (CBO) proyectó un deterioro en las cuentas fiscales en los próximos años anticipando que en el año fiscal 2018 el déficit fiscal alcanzara el 4% del PIB. Para en los próximos años encumbrarse por encima del 5%, en un entorno donde la economía viene expandiéndose prácticamente a pleno empleo. Algo que la FED optó por resaltar a través de sus actas a media semana.

Finalmente, en el frente político Trump y sus asesores no sólo tuvieron que lidiar con los intercambios comerciales con China sino que junto al Reino Unido y Francia optaron por atacar militarmente de manera quirúrgica a Siria tras que se confirmase el uso de gas por parte del gobierno de Bashar-al-Assad.

Por otro lado, las agencias de información continuaron avanzando en la investigación acerca de la relación entre los asesores de Trump y Rusia entrando en terreno cercano al mandatario al haber allanado las oficinas y hogar del abogado personal de Trump. 

Fue así como en este entorno más benigno que los índices accionaros terminaron rentando en promedio 2.2% con el índice accionario S&P 500 cerrando una vez más levemente por encima de 2,650 puntos, techo técnico superior en el cual se viene moviendo ya por un mes (cerrando la semana en 2,656 puntos). Ya veremos como reaccionan los agentes de inversión frente al ataque bélico realizado por Estados Unidos, junto a los Aliados, en Siria a lo que ya los gobiernos de Irán y Rusia han denunciado un ataque en contra de la soberanía nacional de dicho país. Por ahora, el gobierno chino, que se encuentra aguerrido luchando temas comerciales con Estados Unidos, optó por marginarse del proceso político de dicho conflicto manteniéndose silencioso. Este conflicto que va aumentando las tensiones en el Medio Oriente hizo que el precio del petróleo, medido por el WTI, repuntase hacia US$67.4 el barril rentando en la semana 8.8% ya que ello podría impactar la oferta de crudo a nivel mundial.

Ese repunte, no sólo registrado en el precio del petróleo, sino también en el precio de la gasolina promedio estadounidense, se tradujo en un salto en las expectativas de inflación de mediano a corto plazo haciendo que las tasas cortas vayan al alza, aplanando a la estructura de tasas en su mayor nivel en casi una década. Fue en este entorno que la tasa soberana a 2-años cerró la semana encumbrada en 2.37%, la de 5-años en 2.67%, mientras que la de 10-años subió cinco puntos base para cerrar en 2.82%. Por su parte, la de 30-años, que tiene menor liquidez, lo hizo en 3.03%. Aún cuando vimos poco movimiento en las paridades cambiarias de los países desarrollados dejando a la paridad euro dólar en €1.233 y la relación dólar yen en ¥107.4 en términos de algunas otras paridades vimos grandes movimientos. La relación real brasileña se depreció del orden de 1.6% frente al dólar cerrando la semana en R$3.42 mientras que el rublo ruso terminó la semana RUB$64.5 depreciándose el pasado viernes casi 2.5%. Este comportamiento es extremadamente inusual en un entorno donde los precios de la mayoría de los commodities energéticos y agrícolas van al alza generándoles a los países en vías de desarrollo mayores ingresos. Aquello podría estar dando indicios de una mayor aversión al riesgo por parte de la comunidad inversora a medida que las tensiones políticas tanto en Brasil como el conflicto sirio-ruso-estadunidense va tomando forma.

Partamos esta edición por los resultados bancarios que se publicaron el viernes pasado tras que varias empresas reportasen sus resultados trimestrales incluyendo a Citigroup (US$1.68 versus US$1.61 estimado), JP Morgan (US$2.37 versus US$2.28 estimado) y Wells Fargo (US$1.12 versus US$1.07 estimado) dando inicio a la temporada de resultados. En general, éstas registraron un saludable crecimiento en las carteras crediticias promediando entre 6% a 8%, un leve deterioro en la calidad de algunas de sus carteras, en particular en las automotrices, como es de esperar en la fase del ciclo económico en el que se encuentra la economía estadounidense, menores pérdidas registradas en el trading propietario producto de la mayor volatilidad registrada en este último trimestre en comparación con aquel registrado durante el primer trimestre del 2017 y menores pagos de impuestos producto de la reforma tributaria. Por ahora, según Factset, el crecimiento en ventas y utilidades para el trimestre en curso se mantiene en 7.4% y 17.3%, respectivamente, quedando otras 60 empresas del S&P 500 para la semana que se avecina.

En Estados Unidos la inflación general del mes de marzo fue de 2.4% (desde 2.2%) mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, fue de 2.1% (desde 18%). El repunte general inflacionario vino por un alza de 7% en la inflación de los precios energéticos. A su vez, y de manera inusual, las actas de la FED señalaron que “todos” los miembros del Comité Abierto estimaban un crecimiento más robusto del país en los meses siguientes y esperaban un aumento inflacionario hacia la meta de 2% basados no sólo por la dinámica económica, sino que también por la baja base comparativa del 2017. Entre lo que más llamó la atención fue que por primera vez, algunos miembros, argumentaron que quisiesen ver la tasa de instancia monetaria por encima de la tas neutral pudiendo con ello eventualmente generar una desaceleración macroeconómica. Finalmente, las actas hacen un comentario escueto e indeterminado con relación a la doble dosis fiscal aprobada por el gobierno (rebaja de impuestos y aumento considerable en gastos fiscales) señalando que el impacto es desconocido dado que hay poca evidencia empírica de aquello frente a una economía que viene operando dentro de un alto nivel de utilización de factores. Por su parte fueron muy parcos al mencionar la incidencia económica de una posible guerra tarifaria señalando que los aranceles al acero y aluminio tendrían poco impacto económico.   

A su mismo, haciendo un resumen extremadamente rápido de lo ocurrido en las últimas horas, en Estados Unidos las peticiones iniciales de desempleo terminaron en 233 mil, la minuta del Banco Central Europeo trajo a luz no sólo la preocupación de una posible guerra comercial, sino que también la apreciación del euro en meses recientes. En Alemania la inflación se mantuvo en 1.6% mientras que en India ésta cedió hacia 4.3% (desde 4.4%) y su producción industrial se expandió hacia 7.1% (desde 7.5%). Por su parte los bancos centrales de México y Perú optaron por mantener sus tasas en 7.5% y 2.75%, respectivamente, dando paso a la Cumbre de las Américas en Lima Perú durante el fin de semana donde el gran ausente fue el Presidente Trump, quien se encontraba gestionando el ataque bélico con Siria, a pesar de que éste habría instruido a su equipo comercial a analizar la posibilidad de unirse al TPP 11.

Esta semana no sólo tendremos la publicación de las ventas retail y producción industrial estadounidense, sino que en la Euro Zona se conocerá la cifra oficial de inflación y el dato de confianza del consumidor. En Inglaterra habrá una batería de datos desde desempleo a inflación acompañado de las lecturas de inflación en Japón. Por su parte en China se publicará el crecimiento económico del primer trimestre (6.8% estimado) juntamente con todos los otras mensuales de actividad económica del país. En el frente empresarial estarán reportando entre muchas otras American Express, Bank of America, GE, Goldman Sachs, IBM, J&J, Morgan Stanley, Netflix, P&G y Stanley Black & Decker. Finalmente, a partir de mañana empezarán las reuniones bianuales del Fondo Monetario Internacional donde el gran tema de discusión se centrará en la guerra comercial que viene gestionando Estados Unidos en varios frentes.

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 11 Abril 2018 08:59

Neblina en el Horizonte

Hace casi un mes atrás que se viene argumentando que el agitado movimiento bursátil esta siendo netamente guiado por procedimientos técnicos algorítmicos permitiendo un rango para el S&P 500 que fluctúa entre los 2,650 puntos, como techo, y un subsuelo en torno a 2,595 puntos que viene a ser el promedio móvil de los últimos 200 días impactado netamente por tres factores principales: 1) Mayores expectativas inflacionarias salariales en Estados Unidos que podrían llevar a la Reserva Federal (FED) a determinar alzas en la tasa de instancia monetaria más repentinas; 2) El cambiante entorno tecnológico regulatorio que llevó a la primera comparecencia del CEO de Facebook, Mark Zuckberg, frente al Senado el martes por la tarde; y 3) El inicio formal de una posible guerra comercial entre China y Estados Unidos, que a pesar de tener treguas, como la de el martes donde el Premier chino Xi Jinping, hizo un ademán de buena voluntad expresando la apertura de algunos mercados y un respuesta generosa, vía tweet, del Presidente Trump, aún falta que se vayan cumpliendo los plazos prescritos para la implementación de tarifas sin que ambos gobiernos se hayan sentando aún a la mesa diplomática.

Evidentemente, el martes tuvimos un repunte en el S&P 500 cerrando en 2,657 puntos (+1.7%) no sólo porque el mercado se sintió más cómodo por las respuestas firmes que entregó Zuckerberg, permitiendo que el precio de su acción subiese 4.5% en el transcurso de las últimas horas, sino que vimos un fuerte repunte en el precio del petróleo cerrando en US$66 el barril (+3.8%). A su vez, como mencionásemos anteriormente, daría la impresión que Xi Jinping estaría dando la mano a torcer producto de las exigencias demandadas por Estados Unidos en relación a la apertura de mercados y el pago adecuado por el uso de propiedad intelectual, sin embargo, el gobernador chino esta siguiendo una estrategia diametralmente distinta a la de Trump victimizándose, hasta cierto punto, frente a la comunidad internacional llevando, eventualmente, todas sus quejas, como país en vías de desarrollo, a la Organización de Comercio Mundial (WTO) eventualmente. Entre medio el Presidente Trump, siguiendo un proceso de aislacionismo político económico optó por excusarse del Cumbre de las Américas este próximo 13 y 14 de abril en Lima Perú quedándose a la espera de un posible ataque bélico en Siria. Habiendo denotado aquello la volatilidad bursátil que se viene registrando se da en un entorno donde a la lejanía se va forjando una neblina que podría empañar el rumbo bursátil durante el segundo semestre del año, no sólo porque se estará celebrando los 10 años desde que se desencadenó la peor crisis financiera a nivel mundial en historia reciente, sino que la campaña política estadounidense tomará vuelo hasta los comicios del próximo mes de noviembre.     

Partamos por el lado económico estadounidense, sabiendo que las cifras de inflación al productor del mes de marzo entraron por encima de las expectativas de mercado quedando el miércoles  a la espera de los datos de inflación general. Por ahora la inflación al productor del mes de marzo fue de 3% (desde 2.8%) mientras que la inflación al productor subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, fue de 2.7% (desde 2.5%). Se estima que la inflación general habría terminado en 2.4% (desde 2.2%) y el dato subyacente subirá hacia 2% (desde 1.8%). Habiendo denotado aquello, si es que tomamos la muestra de cualquiera de estas lecturas durante los últimos tres meses y las anualizamos el crecimiento está mas acelerado de lo previsto sumándose en días recientes un repunte en el precio de la gasolina estadounidense. En este mismo contexto la semana anterior el asignado Presidente de la FED de Nueva York señaló que la tasa podría subir entre tres a cuatro veces en lo que resta del año dándonos a entender de que algunos miembros del Comité Abierto están cada vez más nerviosos producto de un posible desanclaje en las expectativas inflacionarias. A su vez, el miércoles por la tarde se estará publicando la minuta de la última reunión de política monetaria de la FED dándonos otro bosquejo acerca de las conversaciones que se están llevando a cabo con relación a la inflación estadounidense

En el frente internacional, en las últimas semanas tanto la Euro Zona como Japón han dado signos de un resentimiento económico tras que las lecturas de actividad compuesta PMI mostrasen un menor dinamismo económico mientras que las paridades cambiarias de algunos países emergentes, como las de Brasil y Rusia, en días recientes, se han depreciado abruptamente aún cuando los precios de los commodities, en general, siguen al alza. La desaceleración de las economías desarrolladas, además, se da en un contexto donde la política monetaria ultra expansiva se esta revaluando y la discusión comercial toma relevancia. Por su parte en China vimos como la inflación general y la del productor se desaceleraron hacia 2.1% (desde 2.9%) y 3.1% (desde 3.7%) a medida que el gobierno chino viene inyectando liquidez a destajo presionando a la baja sus a tasas.  

Por ahora el único destello brillante se encuentra en los resultados trimestrales de las empresas estadounidense donde se estima que las ventas y utilidades crecerán del orden de 7.3% y 17.1%, respectivamente. Habiendo señalado aquello en el último mes no sólo vimos la mayor cantidad de quiebras en años recientes sino que veremos un primer deterioro en las carteras crediticias bancarias, cifras que se publicarán a partir de este viernes.

Finalmente, en el ámbito político no sólo continuarán las amenazas comerciales sino-estadounidenses, sino que también ejercerá mayor incertidumbre la investigación que esta llevando a cabo el fiscal especial, Robert Mueller, tras que el martes la Casa Blanca insinuase que Trump tenía la autoridad de retirar a Mueller del cargo, algo que podría engendrar otra serie de problemas políticos. A su vez, se va plasmando otra crisis en el Medio Oriente, producto del ataque químico en Siria, pudiendo empujar al precio del petróleo al alza una vez más.

En conclusión, el mayor nerviosismo bursátil viene acompañado de una mayor neblina en el horizonte que podría cambiar eventualmente algunos de los fundamentos con los que viene operando el mercado bursátil.

 

Domingo, 08 Abril 2018 16:00

LOS MERCADOS ESTA SEMANA

El inicio bursátil del segundo trimestre del año empezó con el mismo grado de volatilidad registrado en semanas anteriores impactado por los mismos recuadros que se venían desplegando desde mediados de marzo con: 1) Una latente preocupación acerca de potenciales presiones inflacionarias salariales en Estados Unidos que por lo demás nunca llegaron simplemente porque la economía estadounidense, misteriosamente, generó 103 mil nuevos empleos en el mes de marzo y la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1%. Por ahora la inflación salarial se mantuvo girando en torno a 2.7% y todos quedarán expectantes a la cifras de inflación del mes de marzo, que se publicarán a media semana, donde se estima que la inflación general subirá hacia 2.4% y el dato subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, terminará finalmente en la meta de 2% que tiene como objetivo la Reserva Federal (FED); 2) Incertidumbre alrededor de las empresas tecnológicas no sólo por posibles cambios regulatorios en el rayado de cancha en el cual estarán operando de aquí en adelante, sino que también del posible impacto que generaría una posible guerra comercial que viene liderando Estados Unidos en varios frentes, ello porque los ingresos de muchas empresas tecnológicas se generan en el extranjero; y finalmente 3) El inicio formal de una escalada comercial que la ha llevado a la relación chino-estadounidense hacia un cuadrilátero donde las amenazas entre ambos gobiernos se han dejado sentir día tras día generando una batahola bursátil con movimientos bruscos intradía.

Es así que el Dow terminó la semana levemente por debajo de 24,000 puntos (actualmente en 23,933 puntos) rentando -0.7% mientras que el S&P 500 logró mantener el subsuelo de 2,600 puntos (actualmente en 2,605 puntos) cediendo   -1.4%. A su vez, el Nasdaq, afectado netamente por el desplome en las empresas tecnológicas, cedió del orden de -2.1% (actualmente 6,915 puntos), quedando todos ahora al inicio de los resultados del primer trimestre que se empezarán a conocer a partir del próximo 13 de abril. Habiendo señalado  aquello desde principios de marzo dichos índices accionarios acumulan caídas promedio del orden de -4.4% y desde que alcanzasen sus máximos históricos, durante el primer trimestre del año, éstos han cedido en promedio -9.4% entrando prácticamente en una corrección. Por su parte la tasa soberana, dadas las inexistentes presiones inflacionarias y una acentuada aversión al riesgo, terminó la semana en 2.77% aun cuando vimos como el TED Spread continuó al alza, trepando hacia 61 puntos base, ratificando la persistente iliquidez que se viene registrando en los tramos de hasta 3-meses en el sistema financiero global.

Finalmente, en la recta final de la semana vimos como el precio del petróleo cedía del orden de -4.6% situándose en US$62 el barril tras que la cantidad de perforaciones petroleras aumentase significativamente en Estados Unidos sobrepasando el umbral de 1,000 (actualmente en 1,003) ratificando mayor actividad a medida que el precio se mantiene por encima de US$60 el barril.

Por ahora, daría la impresión que los tres principales riesgos, tienen la misma importancia en la volatilidad bursátil, que por lo demás ha dejado al índice de volatilidad (VIX) nuevamente en 21.5 puntos), ratificando el latente nerviosismo que existe en el mercado de renta variable. Por ende, dado aquello partiremos inversamente analizando todo lo acaecido en el cuadrilátero sino estadounidense que ya anunciamos anteriormente. La semana empezó con la formalización arancelaria china a 128 productos estadounidenses por un monto importado por US$3 mil millones. Al día siguiente (martes) el gobierno estadounidense listaba aproximadamente 1,300 productos chinos que estarían sujetos a aranceles del 25% por un monto importado de US$50,000 millones. Hacia el miércoles el gobierno chino, detallaba otros 106 productos, entre ellos manufactura estadounidense y productos agrícolas incluyendo a la soya, por un monto importado de US$50 mil millones sujetos a aranceles de igual magnitud llevando formalmente su queja a la Organización de Comercio Mundial (WTO).

Finalmente, el jueves a última hora el Presidente Trump instruía otra imposición arancelaria a US$100 mil millones de importaciones chinas, llevando a que el Premier chino Xi Jinping anunciase que dicho país procederá de manera recíproca demostrando el poder que tiene el empoderado Xi. Entre medio los asesores económicos de Trump, partiendo por el Secretario de la Tesorería, Steve Mnuchin, seguido por el asesor económico, Larry Kudlow, y aquel de comercio, Peter Navarro, se pasearon por todos los medios de prensa posibles tratando de bajar el tono de las amenazas mientras que el gobierno chino abría las puertas para una negociación diplomática. Todo esto generó una toma de beneficios en aquellas empresas que se verían afectadas por una guerra formal entre ambos países incluyendo a Caterpillar, Cisco, Intel y 3M las cuales cedieron del orden de -3% en la semana. Sin embargo, esta contenciosa relación continuará en las próximas horas simplemente porque este martes Xi Jinping estará delineando su plan económico donde trazará la estrategia comercial que seguirá en los próximos años demostrando que China es una potencia mundial, como anunció el mismo Xi Jinping hacia finales del año anterior.

Por su parte, el Presidente Trump, quien ha visto una mejoría en las recientes encuestas de aprobación popular a medida que gira el dial comercial con tonos cada vez más agresivos, esta formalmente entrando en campaña política a seis meses de la próxima elección del Congreso. Sin embargo, un mal cálculo por parte de cualquiera de los dos mandatarios podría desembocar en una guerra comercial sin precedente donde los aranceles entre ambos países parecería que están girando en torno a 25%. Sin embargo, Trump, a diferencia de Xi Jinping, tendrá que caminar cautelosamente simplemente porque la posible imposición de aranceles a productos agrícolas estadounidenses por parte de China tendrá una incidencia sobre el apoyo incondicional que le ha brindado dicho sector a Trump.

La segunda fuente de incertidumbre emana del sector tecnológico el cual también continuará en los próximos días quedando todos a la espera de la comparecencia del CEO de Facebook frente al Congreso los próximos 10 y 11 de abril. Ello tras que la empresa ratificase que el despliegue de información de sus clientes a Cambridge Analytica fue de 87 millones de usuarios y no del orden de 50 millones. A su vez, la alta gerencia de la empresa se paseó por cuanto medio de prensa pudo pidiendo perdón y anunciando cambios a la plataforma que podrían suavizar los comentarios y críticas que podrán tener los congresistas en las próximas semanas siendo que la empresa parecería haber sabido por varios años la vulnerabilidad del uso de la información privada de sus usuarios. A su vez, el Presidente Trump aprovecho prácticamente toda la semana para atacar a Amazon argumentando que la empresa no está cubriendo los costos reales de envío de sus paquetes utilizando al sistema de correos estadounidense como su mensajero “barato”, según las mismas palabras de Trump. Es de esperar que eventualmente, algún congresista, pida que el fundador de Amazon, Jeff Bezos, se presente frente al estamento legislativo, así como lo hará el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, en los próximos días. Finalmente, no nos debemos olvidar que la presión sobre el sector tecnológico también viene del frente comercial ya que muchas de éstas forman parte importante de su producción en China y generan parte importante de sus ventas en aquel país.

En el frente inflacionario estadounidense, siendo ésta la tercera fuente de incertidumbre, uno hubieses pensado que con los magros datos de empleo del mes de marzo todo entraría en calma. Sin embargo, el pasado viernes el Presidente de la FED, Jerome Powell, conjuntamente con el reciente asignado nuevo Presidente de la FED de Nueva York, John Williams, señalaron que las tasas continuarán al alza gradualmente, como era de esperar. Sin embargo, el empoderado Williams, que actualmente es Presidente de la FED de San Francisco, anunció que el estimaba entre 3 a 4 alzas en la tasa de política monetaria en lo que resta del año, aumentando al nerviosísimo con el cual venía ya operando el mercado. Fue asi que en el mes de marzo la economía generó 103 mil nuevos empleos, la tasa de inflación se mantuvo en 4.1% y la inflación salarial subió marginalmente hacia 2.7% (desde 2.6%). Habiendo denotado aquello vimos como el dato de empleo privado ADP, completamente desalineado de la cifra oficial, registró 241 mil nuevos empleos creados en el mes de marzo generando con ello consternación dada el diferencial existente. Sin embargo, ya a media semana se publicarán las actas de la última reunión de política monetaria de la FED donde tendremos un mejor bosquejo de lo que viene pensando el Comité Abierto.

Por ahora el único destello de luz esperanzador que podría estabilizar a los mercados durante las próximas semanas emana de los resultados trimestrales que se empezarán a publicar formalmente esta semana partiendo el miércoles con Bed Bath and Beyond, siguiendo el jueves con Blackrock dejando a la gran banca estadounidense hacia el viernes incluyendo a Citigroup, JP Morgan, PNC Financial y Wells Fargo. Por ahora, según Factset, las empresas del S&P 500 estarán generando un crecimiento en ventas y utilidades del orden de 7.3% y 17.1%, respectivamente, en relación a igual trimestre del año anterior. Habiendo dicho aquello esta buena perspectiva podría verse empañada por los comentarios que esgrimirán los líderes empresariales en relación a una posible guerra con China ya que algunos de ellos estarán paralizando sus planes de inversión quedando a la espera de una mayor claridad gubernamental.

En el plano internacional, en la Euro Zona la inflación preliminar del mes de marzo se estimó en 1.4% (desde 1.1%) mientras que el dato subyacente fue de 1% (sin cambio alguno). A su vez la tasa de desempleo cedió hacia 8.5% (desde 8.6%) ratificando el buen dinamismo que continúa registrando la región. En Japón vimos como la lectura PMI compuesta, aquella que incluye a los sectores de manufactura y servicios, cedió hacia 51.3 puntos (desde 52.2 puntos) mientras que la lectura de servicio lo hizo hacia 50.9 puntos (desde 51.7 puntos), ratificando la transitoria desaceleración ocurrida en Asia en el mes de marzo. Finalmente, debemos destacar que el real brasileño continúa depreciándose frente al dólar cerrando la semana en R$3.37 a medida que el ex presidente Luiz Ignácio Lula da Silva se entregaba ayer a la justicia para cumplir su sentencia a 12-años de cárcel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

  

 

   

Miércoles, 04 Abril 2018 08:45

Round 2: Guerra Comercial

Aún cuando los índices accionarios siguen operando técnicamente con el índice S&P 500 habiendo rebotado desde el piso de la banda fijado por el promedio móvil de 200 días en 2,580 puntos hacia 2,615 puntos (+1.3%), recuperando parte de lo perdido el lunes pasado, las mismas tres fuentes de incertidumbre con las que venía operando el mercado durante el mes de marzo siguen presentes partiendo por el tensionado ambiente comercial sino-estadounidense con intercambios escritos augurando una posible escalada marcando el segundo round entre ambos gobiernos. La tensión empezó el pasado lunes cuando el gobierno chino formalizó la introducción tarifaria a 128 productos estadounidenses, como había anunciado con anterioridad, por aranceles que fluctúan entre 15% a 25% por un monto equivalente importado de US$3,000 millones. Entre medio, ayer tras el cierre de la sesión bursátil, la administración Trump publicó la lista de 1,333 productos chinos, de gran variedad, que estarían sujetos a un arancel de 25% por un monto de US$50,000 millones, según, también fue anunciado con anterioridad, sin que por ahora se haya formalizado. Ante ello el gobierno de Xi Jinping respondió de manera escrita argumentado que China adoptará una política comercial equivalente y reciproca afectando no sólo la relación entre ambos países, sino que al intercambio comercial global, como si finalmente, ellos fuesen los lideres globales en la apertura de sus mercados, algo inexistente. Lo que espera la administración Trump es que en las próximas semanas, como nos viene anunciado el Secretario de la Tesorería, Steve Mnuchin, es que ambas delegaciones gubernamentales gestionen conversaciones multilaterales que permitan calmar las ansias de este round comercial. El segundo elemento emanó del sector tecnológico en dos frentes. Por un lado los ataques del Presidente Trump, vía su cuenta Twitter, continuaron en contra de Amazon argumentando nuevamente el hecho de que ésta no estaba pagando los reales costes del transporte de mensajería utilizados, sin embargo, el precio de la acción recibió un respiro, cerrando la sesión al alza casi +1.5%, tras que fuentes dentro de la administración Trump señalaron que no había planes, por ahora, para formalizar cambios tributarios, como han planteando autoridades europeas a la fecha. A su vez, los agentes de mercado quedaron expectantes a la inusual colocación inicial del gigante Spotify cuyo precio inicial fue de casi US$166 por acción para terminar la primera sesión bursátil levemente por encima de US$149. La empresa, siendo la mayor de música “streaming” online a nivel mundial utilizó el mecanismo de “direct listing” donde 91% del total de las acciones estaban disponibles para la venta y Spotify no utilizó ningún banco de inversión dado que no había un aumento de capital, por ende no había quien sustente el precio si este continuaba bajando en el transcurso de las horas posteriores al IPO. Finalmente, el tercer elemento que estará ejerciendo mayor incertidumbre será aquel relacionado con las presiones inflacionarias salariales que emanarán de los datos laborales que se publicarán a partir del miércoles y hasta el viernes. Ello tras que ayer vimos un repunte en la demanda de automóviles durante el mes de marzo tras que este subiese hacia 17.4 millones de unidades en términos anualizados (desde 17.1 millones), reflejando seguramente un mayor consumo producto de los menores impuestos tributarios, los bonos extraordinarios y los aumentos salariales que fueron anunciados a principios de año por varios conglomerados estadounidenses. Finalmente, ayer la sede de Youtube sufrió un tiroteo, que dejó a varias personas heridas, por parte una usuaria de la plataforma quien se encontraba molesta por los recientes cambios a dicha plataforma social.

 En el plano internacional, en la Euro Zona la inflación preliminar del mes de marzo se estimó en 1.4% (desde 1.1%) mientras que el dato subyacente fue de 1% (sin cambio alguno). A su vez la tasa de desempleo cedió hacia 8.5% (desde 8.6%) ratificando el buen dinamismo que continúa registrando la región. En Japón vimos como la lectura PMI compuesta, aquella que incluye a los sectores de manufactura y servicios, cedió hacia 51.3 puntos (desde 52.2 puntos) mientras que la lectura de servicio lo hizo hacia 50.9 puntos (desde 51.7 puntos), ratificando la transitoria desaceleración ocurrida en Asia en el mes de marzo. Por su parte la lectura PMI de construcción en el Reino Unido fue de 47 puntos entrando en fase contractiva (desde 51.4 puntos). Entre tanto en Asia, la lectura PMI compuesta Caixin fue 51.8 puntos (desde 53.3 puntos) mientras que la lectura de servicios fue de 52.3 puntos (desde 54.2 puntos). Finalmente, debemos destacar que el real brasileño continúa depreciándose a pesar de la mejoría económica que viene registrando el país dejando a la paridad cambiaria en R$3.34 registrando un movimiento de casi 3% frente al dólar.

 A partir del miércoles, con la publicación del dato privado de empleo ADP (estimado en 180 mil) y hasta el viernes siguiente los agentes de mercado no sólo estarán analizando las peticiones iniciales de desempleo (estimadas en 220 mil) sino que quedarán expectantes a las cifras de generación de empleo (estimada en 167 mil) y la tasa de desempleo (estimada en 3.9%). Sin embargo, el dato más escrutado será aquel relacionado con la inflación salarial, que por ahora se estima del orden de 2.7% año a año (desde 2.6%), subiendo marginalmente, ello porque las tasas soberanas de corto a mediano plazo han estado altamente susceptibles a cualquier indicio de mayor inflación que podría llevar al instituto emisor a cambiar sus expectativas acerca de posibles alzas en la tasa de política monetaria en los trimestres que vienen. Por ahora el mercado estima que el próximo 2 de mayo la Reserva Federal no hará ningún cambio a dicha tasa dejándola en 1.75%, sin embargo, ya para la reunión de mediados de junio las probabilidades de un alza adicional de 25 puntos (hacia 2%) base esta girando del orden 80%. Finalmente, hay que destacar que ante las mejores cifras publicadas en días recientes la Reserva Federal de Atlanta corrigió su estimación de crecimiento hacia 2.8% para el primer trimestre del año cifrando en niveles similares aquellos registrados hacia el cierre del año anterior de 2.9%.

En conclusión, en las próximas horas, independiente del buen dinamismo de la economía estadounidense, los mercados continuarán reaccionando al segundo round que se viene registrando en el cuadrilátero comercial.

 

Domingo, 01 Abril 2018 15:58

EL MERCADO ESTA SEMANA

Partimos el año 2018 con bríos de un mercado accionario estadounidense que aparentemente no tenía techo con los principales índices accionarios alcanzando records históricos día tras día hasta que a mediados del trimestre, en cuanto hubo un cambio en la presidencia de la Reserva Federal (FED), a principios de febrero, el mundo bursátil se ensombreció, las tasas de interés soberanas de corto plazo empezaron una escalada sin tregua, el dólar se depreció a nivel global y la volatilidad emergió como el ave fénix recordándonos que éste componente sólo se había dormido transitoriamente.

Hacia el final del trimestre la aversión al riesgo tomó raíz producto de una leve desaceleración de la economía mundial, una revaluación fundamental de las empresas tecnológicas y una desordenada estrategia comercial adoptada por la Administración Trump que llevó a una rápida e inmediata reacción de sus contrapartes comerciales. Fue así que el Dow cerró el primer trimestre del año levemente por encima de 24,000 puntos (actualmente en 24,103 puntos) desajustándose -2.5%, el S&P 500 en 2,641 puntos registrando un descenso de -1.2%,  mientras que el Nasdaq a pesar de la toma de utilidades registrada en el sector tecnológico en días recientes, logró rentar +2.3% cerrando el trimestre en 7,063 puntos.

Por el lado internacional los mercados europeos perdieron lustre cediendo en promedio -5.4%, los asiáticos cayeron en -3.1% mientras que los latinoamericanos sortearon bien el trimestre rentando +2.1% liderados por un excepcional retorno en Brasil. Hacia el cierre del trimestre no sólo vimos como la tasa soberana a 10-años se comprimió hacia 2.74% sino que el persistente apretón de liquidez que se viene registrando, desde principios de marzo, dejó al TED spread en 59 puntos base, cifra que no se registraba desde finales del año 2016, a medida que la tasa Libor a 3-meses se encumbraba hacia 2.31% reflejando la mayor necesidad de liquidez por parte de la banca internacional. El dólar terminó depreciándose otro 2.7% en relación al euro dejando dicha paridad en €1.2323 mientras que la depreciación contra el yen fue aún mayor (5.7%) dejando a la relación dólar yen en torno a ¥106.24. Entre los ganadores del trimestre estuvieron el precio del petróleo cerrando en US$65 el barril (+8%) y el oro en US$1,330 la onza (+1.9%) mientras que el cobre se desajustó del orden de -8.5% terminando levemente por encima de US$3 la libra. Finalmente, los commodities agrícolas tuvieron un buen trimestre rentando en promedio del orden de +8% alejados de todos los malestares a los cuales estuvieron sujetos otros activos como el acero y aluminio los cuales mostraron un alto grado de volatilidad dado el malestar que generó la imposición arancelaria estadounidense a mediados del trimestre.

Entrando a este segundo trimestre del año gran parte de las expectativas de un mayor acomodo bursátil estarán fundamentados sobre los resultados trimestrales que empezarán a publicar las empresas del S&P 500 a partir del próximo 13 de abril donde, según Factset, las ventas estarían creciendo del orden de 7.3% y las utilidades en 17.3%, ambas cifras en relación a igual trimestre del año anterior. Algunas de estas empresas tendrán que formalmente pronunciarse no sólo en relación al cambiante comercio internacional, sino también a la imposición regulatoria a la cual estaría aduciendo directa e indirectamente el gobierno en semanas recientes. Por ahora la relación precio utilidad del S&P 500 se está transando levemente por encima de 16 veces con una expectativa de que  dichas empresas generarán utilidades del orden de US$158 para el año en curso y US$174 para el año 2019, ambas cifras reflejando el ahorro tributario que aprobó el Congreso a finales del año anterior.

Sin embargo, el primer examen del segundo trimestre vendrá dictaminado por la colocación inicial de Spotify esperada para este 3 de abril. Ello no sólo por la magnitud de la colocación, estimándose la capitalización bursátil de la empresa en US$22 mil millones, sino también a la inusual forma en la cual se colocará la empresa ya que ésta optó por un “direct listing”. Ello implica que la empresa no está utilizando bancos de inversión para la administración de su proceso y tampoco está levantando capital fresco, haciéndolo un evento extraordinario para una empresa que cambiará la fisonomía del sector tecnológico simplemente porque hoy es la compañía más grande del mundo de música ”streaming” online con 159 millones de usuarios y ventas que en el 2017 se expandieron del orden de 39% año a año. Sin embargo, también hay que mencionar que Apple le viene haciendo una férrea competencia,  pudiendo quitarle el cetro en el corto plazo. Habiendo denotado aquello en esta edición sólo aquellos que tuvieron acceso a rondas iniciales de capital podrán beneficiarse del repunte del precio de la acción durante su IPO ya que no habrá una nueva emisión de acciones pudiendo aquello generar un desliz al punto de partida producto de la falta de flotación accionaria. A su vez, dado que no hay un periodo de espera por parte de los accionistas fundadores para vender puede que la composición de la propiedad, en un par de horas, sufra un cambio importante, teniendo eventualmente una incidencia sobre la valorización de la empresa.

Por el lado económico, tras que se publicase un crecimiento económico mejor al esperado para el cuarto trimestre del año (2.9%), liderado por un robusto crecimiento en la demanda interna de 4%, también se publicaron otros datos relevantes acerca de la dinámica estadounidense. Por el lado de la demanda interna, aun cuando el sentimiento del consumidor cedió levemente en el mes de marzo hacia 101.4 puntos (desde 102 puntos), vimos como el ingreso personal continuó expandiéndose del orden de 3.7% año a año (desde 3.8%) mientras que el gasto personal lo hizo en 4.6% mostrando una leve aceleración desde 4.5%. Por ahora, y seguramente producto de los aumentos salariales y los bonos que entregaron las empresas a principios de año, dada la reforma tributaria, la tasa de ahorro nacional subió hacia 3.4% (desde 3.2%). Por el lado inflacionario, como era de espera, con una economía que va tomando mayor tracción, tanto la lectura de inflación PCE como la subyacente aumentaron marginalmente. El dato general terminó en 1.8% (desde 1.7%) mientras que el subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, subió hacia 1.6% (desde 1.5%). Finalmente, en relación a las peticiones iniciales de desempleo, éstas cedieron hacia 215 mil marcando otro record desde principios del año 1973, con ello promediando en el último mes 225 mil peticiones semanales. Esta cifra laboral será confirmada en las próximas horas con los datos de empleo privado ADP (estimados en 180 mil) y los datos oficiales del mes de marzo pudiendo registrarse finalmente una tasa de desempleo por debajo de 4%. Por ahora el mercado estima que la economía habría generado 167 mil nuevos empleos en el mes de marzo, una tasa de desempleo que cede hacia 3.9% y una inflación salarial que se expande del orden de 2.7% (desde 2.6%). 

Otro de los elementos que seguirá rigiendo entrando a este segundo trimestre del año será aquel que compete al sector tecnológico donde los siguientes tres factores han emanado como fuentes de incertidumbre: 1) Una posible mayor regulación acerca del uso de la información de los usuarios, en particular de las plataformas sociales; 2) El cambiante entorno regulatorio del uso de automóviles autónomos tras varios accidentes ocurridos en el trimestre y; 3) Un posible cambio en las reglas tributarias en Estados Unidos y Europa. En este último frente el Presidente Trump, durante todo el fin de semana, empezó un ataque formal en contra de Amazon y el pago de sus servicios a través del correo estadounidense, y la falta de pago de impuestos. Ya, hace un par de semanas atrás, en cuanto se forjó la imposición de aranceles al acero y aluminio, secuencialmente, y de manera esperada, vimos cómo las autoridades europeas optaron por discutir un cambio a la imposición tributaria de las empresas tecnológicas estadounidenses sujetando la base a ventas y no utilidades. Ya veremos si es que Trump sigue con su discurso generando una batahola bursátil que por lo demás, según el mismo Trump, es fiel reflejo de su administración.

Por su parte, Facebook, quien se encuentra en el ojo del huracán, optó por realizar cambios a su plataforma haciendo más accesible para los usuarios el poder controlar aspectos de su privacidad online. No obstante, ya el viernes a última hora, Under Armour, señalaba que aproximadamente 150 millones de sus usuarios online habían sido afectados por un ciberataque, algo que tendrá una incidencia sobre el comportamiento bursátil en las próximas horas y siguientes trimestres a medida que la tecnología va mostrando el lado más áspero de su administración. Finalmente, también durante el fin de semana, Tesla confirmó que durante el reciente accidente automovilístico el auto estaba siendo manejado de manera autónoma sumándose a un accidente anterior por Uber.    

Por el lado comercial, sin duda alguna que éste tema continuará siendo fuente de información, simplemente porque las exenciones a los aranceles al acero y aluminio entregados a Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Euro Zona y México expiran el próximo 1 de mayo. Por ahora, Corea del Sur, al llegar a un acuerdo comercial con Estados Unidos, se ha convertido en el primer país en quedar completamente exento de ellos. A su vez, ya veremos cómo evolucionan las conversaciones con China a medida que éste va mostrando signos de poder en la región y ante el mundo tras que el líder norcoreano Kim Yong-un lo visitase al Premier chino Xi Jinping antes de que éste se reuniese con Corea del Sur y Estados Unidos. Las amenazas comerciales entre China y Estados Unidos continuarán siendo fuente de incertidumbre y con ello también temas tributarios con Europa.      

Esta primera semana del segundo trimestre, el foco estará puesto en los datos de actividad PMI a nivel global. En Estados Unidos habrá cinco intervenciones verbales por parte de miembros de la Reserva Federal y todos quedarán a la espera de los datos de empleo del mes de marzo el siguiente viernes 6 de abril. En Europa se publicarán los datos de inflación y desempleo mientras que en Japón se conocerá el índice de actividad Tankan.

Miércoles, 28 Marzo 2018 08:14

Rotación Defensiva

Ayer a medio día, mientras los principales índices accionarios continuaban rebotando técnicamente, la tasa a 10 años cedió repentinamente por debajo de 2.80% de manera anómala, permitiéndonos concluir que la aversión al riesgo venía tomando forma, algo que eventualmente se tradujo en una reversión completa de los índices accionarios estadounidenses que ayer cedieron en promedio -2% liderados, en esta ocasión, por una fuerte toma de utilidades del sector tecnológico. A partir de media tarde las más apetecidas acciones tecnológicas por diversas razones perdieron su lustre en cuestión de minutos registrando caídas importantes promediando un desajuste de -5.6%. Entre ellas se encontraron Amazon (-3.8%), Alphabet (-4.5%), Apple (-2.6%), Facebook (-4.9%), Netflix (-6.1%), Nvidia (-7.8%), Tesla (-8.2%) y Twitter (-12%) cuyos ajustes tienen tres fuentes principales. Primero, los problemas que arrastra Facebook, hacen ya un par de semanas atrás en relación al uso y distribución de la información de sus usuarios, están empezando a traspasarse al resto de empresas que administran información sustancial de su clientes como Amazon, Alphabet (Google) pasando por Netflix y Twitter a medida que las entidades regulatorias estadounidenses federales y estatales harán molienda de aquello hasta entrada las elecciones de noviembre próximo. El segundo elemento proviene de otra fuente relacionada al accidente ocurrido en Arizona por un vehículo autónomo de Uber que terminó con un lamentable fallecimiento. Ello llevó a que no sólo Uber tenga que evaluar sus programas a futuro, sino que también otras empresas como Nvidia y Tesla quienes están desarrollando tecnología ad hoc hayan postergado algunos de sus planes frente a un mayor escrutinio regulatorio hacia adelante. Inclusive la legendaria Toyota paralizó su programa en Estados Unidos quedando a la espera. Finalmente, el tercer elemento, que a nuestro juicio terminó por generar una mayor preocupación dentro del apetecido sector tecnológico emana de una propuesta por parte de las autoridades europeas quienes tienen todo el interés de cobrar impuestos a los ingresos de las empresas y no a sus utilidades. La propuesta es imponer un 3% a las ventas que realizan dichas empresas evitándose todos los problemas que ello conlleva al momento de determinar la base impositiva. Por ejemplo, hay empresas como Amazon, Netflix y Twitter, que siguen registrando utilidades extremadamente bajas aun cuando sus valorizaciones siguen altas. Habiendo señalado aquello no nos debemos olvidar que los índices accionarios estadounidense siguen moviéndose dentro de marcados rangos técnicos a medida que vamos cerrando el trimestre y que dada la falta de liquidez en el sistema financiero debe haber una serie de hedge funds que optaron por tomar utilidades quedando con liquidez entrando al segundo trimestre del año. Puede, que algunos de ellos simplemente hayan estado haciendo espacio para adquirir acciones de Spotify la semana que viene siendo una de las empresas más apetecidas a pesar de la inusual manera que hará su colocación utilizando un mecanismo de “direct listing” sin dejar comisiones a los bancos de inversión. A su vez, en el mercado de renta fija no sólo vimos como la iliquidez persiste dejando al spread entre la tasa Libor a 3-meses y la tasa OIS (overnight interest swap) de igual duración en 58 puntos base mientras que la estructura de tasas estadounidense continuó aplanándose aún más con el diferencial entre la tasa a 30-años y la de 2-años cediendo hacia 76 puntos, niveles que no se han registrado hace más de diez años. Lo que sí nos debiese llamar la atención en este escenario, sin embargo, es la relativa calma con la cual viene operando el petróleo, que sigue girando en torno a US$65 el barril, y las paridades cambiarias que no han generado ni un sobre salto manteniéndose la relación euro dólar en torno a €1.24 y la paridad dólar yen girando en ¥105.5 permitiéndonos aseverar que el desajuste accionario parecería que no se ha traspasado al resto del mercado bursátil.

En este mismo contexto analicemos si es que el escenario base con el cual venía operando el mercado ha cambiado sustancialmente en las últimas semanas. Por el lado económico estadounidense ayer la confianza del consumidor del mes de marzo se desajustó levemente hacia 127.7 puntos (desde 130.8 puntos) mientras que los precios de los bienes inmuebles medidos por el índice Case & Shiller se expandieron 6.4% (desde 6.3%). Por ahora, de acuerdo con las últimas intervenciones por parte de distintos representantes de la Reserva Federal (FED), incluyendo a Loretta Mester, representante de Cleveland, han señalado que los estímulos fiscales aportarán al crecimiento económico del país éste y el año siguiente. A su vez tampoco hay presiones inflacionarias y la economía sigue generando empleo de manera robusta. En este escenario la FED de Atlanta sigue estimando que la economía estadounidense esta creciendo del orden de 1.8% este primer trimestre mientras que el dato del cuarto trimestre del año anterior, que será publicado en un par de horas más, se estima en 2.7%. Por el lado internacional tenemos una aparente desaceleración de los países desarrollados incluyendo a la Euro Zona, Reino Unido y Japón durante el mes de febrero a medida que la retórica de algunos mandatarios monetarios vienen argumentando la posibilidad de continuar extendiendo liquidez. Por su parte, otros países como Brasil y Rusia vienen adoptando medidas pro cíclicas bajando sus tasas de interés. En el frente corporativo estadounidense se estima que las ventas y utilidades para las empresas del S&P 500 para el primer trimestre en relación a igual trimestre del año anterior se expandirán en 7.2% y 17.2%, respectivamente. En el plano político ayer se confirmó que el Premier chino Xi Jinping tuvo una reunión en Pekín con el líder norcoreano Kim Yong-un fijando agenda para las reuniones que sostendrá este último con autoridades surcoreanas y el Presidente Trump. China, una vez más, mandando una señal de poder político al resto del mundo. Finalmente, en el cambiante mundo comercial entre la imposición de tarifas ayer se obtuvo, según la administración Trump, la primera gran victoria al llegar a un acuerdo comercial con Corea del Sur, acuerdo que se formalizará en las próximas horas.

En conclusión, los bruscos movimientos bursátiles registrados en los últimos días estarían por ahora contenidos haciendo efectiva una rotación defensiva hacia la renta fija reduciendo exposición al aquejado sector tecnológico a medida que vamos cerrando el primer trimestre del año.            

Domingo, 25 Marzo 2018 15:13

LOS MERCADOS ESTA SEMANA

A medida que vamos cerrando el primer trimestre del año, el nerviosismo con el cual venía operando el mercado desde principios de febrero se dejó sentir en los últimos días tras que las confusas estrategias comunicacionales estadounidenses vinieron de fuentes empresariales, gubernamentales y monetarias. Con ello generando una toma de utilidades accionaria donde la tasa soberana a 10 años se mantuvo girando en torno 2.82%, desalineándose de las fastuosas caídas que registraron los principales índices accionarios, con el Dow desajustándose hacia 23,533 puntos cediendo -5.7% en la semana, el S&P 500 bajando hacia 2,588 puntos rentando -6% en la semana y el Nasdaq desplomándose -6.5% bajando hacia 6,993 puntos con un índice de volatilidad (VIX) que terminó la sesión del pasado viernes levemente por debajo de 25 puntos.

Bajo este entorno bursátil más difuso los principales índices accionarios entraron nuevamente en corrección con el Dow cediendo -11.6% desde que alcanzase su máximo histórico a finales de enero seguido por un desajuste del orden de -9.9% por parte del S&P 500 y el Nasdaq llevando una caída de -7.8% desde el pasado 12 de marzo fecha en la cual se encumbró hacia su record histórico, demostrando con ello la virulencia con la cual el sector tecnológico se desajustó en semanas recientes.

Entre las inarmónicas estrategias comunicacionales se encuentra la tardía e inusual respuesta que dieron distintos ejecutivos de Facebook en relación a la dispersión de la información de sus usuarios a terceras empresas no relacionadas con la plataforma social y control de dicha información para sus usos. Ello hizo que no sólo se desajuste el precio de su acción en -13.9% en la semana, sino que también arrastro el precio de otras plataformas sociales como Twitter y Snapchat quienes, todas, seguramente recibirán un mayor escrutinio por parte de los entes reguladores.

La segunda fuente de incertidumbre emanó de la indefinida estrategia comercial que comunicó la administración Trump no sólo al momento de anunciar el programa diferenciado arancelario con China, dando distintos montos que se impondrían a dicho país en la misma jornada, sino al momento de extender las tarifas al acero y aluminio realizar una exención a una serie de países aliados los cuales proveen dos tercios de las importaciones de dichos commodities que realiza Estados Unidos dejando prácticamente sin efecto el anuncio realizado hace sólo un par de semanas atrás donde imponía tarifas globales.

Por su parte la tercera fuente, lamentablemente, vino del entrante Presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, quien optó por cambiar las palabras del comunicado de prensa, tras subir la tasa de política monetaria hacia 1.75% (+25 puntos base), argumentando que la economía venía creciendo de manera “moderada” en vez de “sólida” como había expresado el instituto emisor en enero pasado. Con ello dándose espacio para dos alzas de tasa más de igual magnitud para éste año y tres más para el siguiente en un entorno donde la economía se expande 2.7% este año para luego ir cediendo hacia 2% el 2020 acompañado de una caída en la tasa de desempleo hacia 3.6% (desde el actual 4.1%) y una inflación que se mantiene girando en torno a 2%. La estimación de crecimiento para este año, incluyendo los estímulos fiscales, a su vez se corrige hacia 2.7% desde 2.5% sin que esta refleje el mayor dinamismo económico esperado por el gobierno para evitar un deterioro en el déficit fiscal del país en años posteriores.

Ello, además, en un contexto donde el Congreso formalizó en la semana el aumento en gasto fiscal del orden de US$300 mil millones adicionales para los próximos dos años, para evitar que este fin de semana el gobierno tenga que dejar de operar nuevamente. Estas tres borrosas estrategias comunicacionales, que analizaremos en mayor detalle a continuación, además vinieron acompañadas de dos inusuales eventos en otros dos frentes. Por un lado, ya llevamos prácticamente dos semanas en las cuales se viene registrando un desacostumbrado apretón de liquidez en el sistema financiero global, lo cual finalmente se tradujo en una caída en el sector financiero estadounidense del orden de -7.1% en la semana, medido por el instrumento XLF. Por otro lado, el precio del petróleo repuntó, también de manera inusual, +5.6% cerrando la semana en US$65.75 el barril. Todo aquello opacó los buenos resultados trimestrales que presentaron empresas como Darden, Fedex y Nike acompañados todos de la exitosa colocación de Dropbox el pasado viernes donde el precio de su acción subió casi 36% en su primera sesión transaccional demostrando el apetito de los inversionistas institucionales de continuar diversificando sus carteras tecnológicas.

En el frente internacional, el foco estuvo puesto en las divergentes decisiones que tomaron los distintos bancos centrales donde vimos cómo las autoridades monetarias chinas optaron, tras la reunión de la FED, de mandar un mensaje al mercado subiendo su tasa repo de siete días en 5 puntos base dejándola en 2.55%. Por su parte, el Banco Central del Reino Unido (BOE), en voto dividido, optó por mantener su programa monetario intacto a medida que la inflación del mes anterior cedía hacia 2.7% (desde 3%) señalando que en los próximos meses habrá, posiblemente, otra alza en su tasa de instancia monetaria de 25 puntos base desde el actual nivel de 0.5%. A su vez, tanto los bancos centrales de Brasil y Rusia, enfrentados ambos con menores presiones inflacionarias, optaron por reducir sus tasas en -25 puntos base dejándolas en 6.5% y 7.25%, respectivamente. En el plano financiero internacional la reunión de los principales representantes del G20 quedó truncada por las medidas comerciales que viene adoptando Estados Unidos mientras que las autoridades políticas europeas sugirieron imponer un impuesto del 3% a las ventas de las empresas tecnológicas y no a las utilidades. Por su parte en la reunión de los mandatarios de los países de la Comunidad Europea se formalizó el acuerdo para una salida del Reino Unido en 21 meses fecha que empezará a regir a partir de marzo del 2019. Finalmente, en la región, tras otro escándalo político asociado a la compra de votos para evitar su destitución, el Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, presentó su renuncia siendo reemplazado rápidamente por su primer vicepresidente, Martín Vizcarra, a quien la oposición presionará para gestionar nuevas elecciones presidenciales lo más antes posible.       

Partamos secuencialmente por los eventos que fueron generando una sensación de vacío en el mercado bursátil tomando en consideración que el mercado de renta fija soberano no aquejó el mismo malestar después de que la estructura de tasas tuvo movimientos menos pronunciados. Tras varios días de licencio para parte de la alta gerencia de Facebook, dado el uso indebido de información de por lo menos 50 millones de sus usuarios, de manera escrita, casi utilizando lenguaje legal, su fundador y CEO, Mark Zuckerberg, sin pedir disculpas, argumentó que los procesos debían corregirse. Un par de horas más tarde el mismo Zuckerberg en una entrevista exclusiva con CNN, donde aparentemente las preguntas estaban predefinidas y muy buen estudiadas las respuestas, señaló que la empresa tendría que fortalecer sus procesos. En las horas posteriores varios de sus colegas, incluyendo a Sheryl Sandberg, mandaron mensajes mixtos acerca de la administración de la información que tiene la empresa acerca de sus usuarios, terminando todo aquello con investigaciones formales por parte de distintos organismos reguladores y seguramente por ambas cámaras del Congreso, con el afán de dejar constancia de que éstas empresas del rubro social networking serán eventualmente reguladas.

El segundo vacío vino del estamento gubernamental el pasado jueves donde la administración Trump de manera desordenada anunciaba la introducción de tarifas a productos chinos dentro del plazo de un mes del orden de US$50 mil millones. Un par de horas más tarde, durante la formalización de la ejecución presidencial, Trump anunciaba la cifra de US$60 mil millones desdiciendo a sus asesores económicos sin entregar, como suele ocurrir, ningún detalle acerca de la imposición no sólo arancelaria, sino que de inversiones en Estados Unidos y adquisiciones de empresas estadounidenses todo con el afán de prevenir el robo de propiedad intelectual. Inmediatamente, de manera coordinada sin revuelo político ni exhibiciones de ninguna índole, el gobierno chino anunció un contraataque comercial seleccionado 128 productos (todos muy bien identificados), por un monto de importaciones exacto de US$3 mil millones en contra de Estados Unidos. Con ello dando el primer paso hacia una posible guerra comercial. Por ahora quedaron fuera de aquel contraataque la soya estadounidense y la industria del país. Sin embargo, veíamos como Caterpillar, GE y 3M cedían por encima de -7% en la semana. Entre medio el gobierno estadounidense, sólo un par de horas antes de que se hiciesen efectivos los aranceles al acero y aluminio, anunció que quedaban exentos Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Euro Zona y México. Sin embargo, con ello quedando libres la mayoría de los países que proveen dichos activos a Estados Unidos, prácticamente sin recibir nada a cambio.

Finalmente, la primera intervención frente a los medios de prensa por parte entrante Powell fue escueta y al punto marcando un cambio de aquellas realizadas por sus antecesores, que además administraban elementos técnicos de mejor manera, en un escenario macroeconómico en el cual hay recortes tributarios, aumentos en el gasto fiscal y un significativo deterioro en el déficit fiscal del país a futuro. Powell insistió que la única decisión que se tomó fue la de subir la tasa hacia 1.75% (desde 1.5%) y que las estimaciones entregadas eran sólo proyecciones y que el instituto emisor estaría monitoreando la actividad económica e inflacionaria para cumplir sus dos objetivos. Sin embargo, estas palabras vinieron sobre una desaceleración del PMI de actividad compuesta de Estados Unidos hacia 54,3 puntos (desde 55.9 puntos) y la de la Euro Zona hacia 55.3 puntos (desde 57.5 puntos). A su vez, en Japón el PMI de actividad manufacturera se desaceleró hacia 53.2 puntos (desde 54 puntos) mientras que la inflación del mes anterior sufrió pocos cambios al mantenerse en 1.5% (desde 1.4%) y la subyacente lo hizo hacia 0.5% (desde 0.4%). Esta fue la primera, y seguramente transitoria, desaceleración de los países desarrollados que se registra en meses, lo cual podría cambiar el escenario base en las semanas que vienen.    

Esta semana siguiente, en la cual terminará el primer trimestre y además será corta producto del feriado Viernes Santo el próximo 30 de marzo, el foco estará no sólo puesto en los datos oficiales de PMI del mes de febrero a nivel mundial, sino que de las intervenciones por parte de miembros de la FED. Por el lado empresarial estarán reportando entre otras Blackberry, Gamestop, Lululemon, McCormick, PVH, Redhat y Walgreens. Por ahora las estimaciones de ventas y utilidades para las empresas del S&P 500 para el primer trimestre del año se mantienen en 7.2% y 17.2%, respectivamente.

Miércoles, 21 Marzo 2018 08:52

Tensión Nerviosa

Aún cuando el índice S&P 500 accionario terminó la sesión de ayer girando en torno a 2,716 puntos, rentando en términos positivos, a pesar de los desajustes registrados por Facebook, Snapchat y Twitter en las últimas horas, la tensión nerviosa con la cual viene operando el mercado bursátil se refleja en el índice de volatilidad (VIX) el cual sigue girando levemente por encima de 18 puntos. Por ahora hay tres fuentes de incertidumbre que se irán dilucidando en las próximas horas partiendo por: 1) La decisión de la Reserva Federal (FED) en relación a la política monetaria donde el mercado da por hecho que la tasa de instancia monetaria subirá hacia 1.75% (+25 puntos base) quedando a la espera del escenario base que fijará el entrante Presidente de la FED, Jerome Powell, donde se estima que podría delinear cuatro alzas adicionales en lo que resta del año y otras cuatro en el 2019. A su vez, hay algunos agentes de mercado que vienen argumentando que el instituto emisor empezará a corregir al alza la tasa de equilibrio de largo plazo hacia 4% reflejando mayores presiones inflacionarias futuras. 2) El gobierno estadounidense estaría anunciando una serie de medidas arancelarias diferenciadas con relación al comercio internacional con China incluyendo, además, restricciones a la inversión de dicho país; Algo que se añadió en las últimas horas como parte de la estrategia gubernamental de no permitir que dicho país se lleve know how empresarial estadounidense. Parte de esta estrategia fue utilizada para prohibir la compra de Qualcomm por parte de Broadcom la semana anterior. Lo que se desconoce por ahora y viene afectando a la gran industria estadounidense es la represalia que adoptará el gobierno chino dada la nueva administración económica bajo el reforzado Premier Xi Jinping. En este mismo contexto ayer el Secretario de la Tesorería, Steve Mnuchin, señaló que la decisión del gobierno se imponía bajo el entendimiento de reciprocidad, desdiciendo al resto de los ministros de finanzas del G20 quienes expusieron su preocupación acerca del comercio internacional en el comunicado que fue emitido ayer por la noche desde Buenos Aires, Argentina. Finalmente, 3) El desenlace regulatorio que tendrá el escándalo que viene afectando al uso de información de la plataforma social Facebook, cuyo precio de su acción se ha desajustado casi -9% en los últimos dos días, a medida que varios entes reguladores empezarán investigaciones acerca del acceso de información de los usuarios.

Por su parte la consultora Cambridge Analytica reiteró a su CEO inmediatamente tras grabaciones inéditas corroborando el uso de dicha información para la campaña electoral de Trump el año 2016. Ello no sólo afectó a Facebook sino que Twitter acumula un desajuste semanal del orden de -14% y Snapchat casi -10%. Por ahora el único ganador de este complejo escenario tecnológico es Amazon cuya capitalización bursátil ha superado a la de Google, alcanzando los US$768 mil millones, haciéndose la segunda empresa más grande a nivel mundial por capitalización después de Apple. Entre medio, el mercado de renta fija de corto plazo viene registrando un inusual comportamiento a medida que las tasas soberanas a 3-meses y la LIBOR de igual plazo van al alza sin tregua en la última semana. Puede que no sólo la decisión de la FED, en un par de horas más, este jugando un rol, sino que también la decisión que tiene por delante, el jueves, el Presidente del Banco Central del Reino Unido (BOE), Mark Carney, donde por ahora se estima que mantendrá la tasa de política monetaria en 0.5%. En este mismo frente monetario ayer el Banco Central de Chile optó por mantener su tasa de instancia monetaria en 2.5% a medida que su economía va mostrando signos de una gradual recuperación económica. Por el lado empresarial Salesforce anunció la adquisición de Mulesoft, una plataforma de administración tecnológica, en US$6,500 millones mientras que la plataforma de viajes Orbitz informó que habría sufrido un ciberataque donde un sin número de clientes habrían estado expuestos. Por su parte, los resultados trimestrales de Fedex entraron por encima de las expectativas de mercado tras que las utilidades por acción fuesen de US$3.72 superando los US$3.11 que tenían contemplado el mercado, excluyendo el ingreso provisional que registró la empresa producto de la reforma tributaria. A su vez, Fedex anunció que estará desplegando 500 centros de operaciones dentro de Walmart, intensificando la competencia que existe por ambos con Amazon. Finalmente, ayer vimos un repunte en el precio del petróleo hacia US$64 el barril liderados por: 1) Mayores tensiones políticas entre Arabia Saudita e Irán; 2) Un colapso en la producción de crudo por Venezuela y 3) Una reducción semanal en los inventarios estadounidenses todo acompañado de 4) Una cuarta tormenta de nieve que impactará al noreste del país en las siguientes horas.

A este punto no queda más que esperar la decisión de la FED donde todos los ojos estarán puestos en las estimaciones macroeconómicas que dará Powell juntamente con su primera intervención verbal. Puede que Powell opte por esgrimir gradualidad en pos de calmar las ansias que se viene registrando en las tasas de corto plazo estadounidense, sin embargo, cualquier cambio drástico en el escenario inflacionario y potencial alza de tasas, mandando un mensaje anti inflacionario, podría dar gusto a aquellos que nuevamente han posicionando sus carteras cortas.

Por el lado del Reino Unido, con la tasa de desempleo en 4.3% (desde 4.4%) y menores presiones inflacionarias tanto en la lectura general pasando a 2.7% (desde 3%) y la subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, hacia 2.4% (desde 2.7%), es probable que su Presidente Marc Carney, opte por la prudencia manteniendo los programas monetarios intactos con la tasa de política monetaria en 0.5%. Ello aún cuando la inflación salarial, producto de la baja tasa de desempleo, se re aceleró hacia 2.8% (desde 2.5%).

En conclusión, ya sea el bosquejo macroeconómico que presentará la FED el miércoles por la tarde, el anuncio de arancelario a China por parte del gobierno o el desenlace regulatorio de Facebook, lo que esta claro es que estos factores vienen generando una tensión nerviosa en los agentes de inversión.

 

Domingo, 18 Marzo 2018 16:06

EL MERCADO ESTA SEMANA

A diferencia de lo que venía ocurriendo en el último mes, a medida que los índices accionarios estadounidenses se venían recuperando del desajuste bursátil ocurrido durante la primera quincena de febrero, el comportamiento bursátil fue más errático intradía acumulando retornos negativos en los últimos días. De hecho, en la semana el Dow cerró por debajo de los 25,000 puntos rentando -1.5%, el S&P 500 levemente por encima de los 2,750 puntos cediendo -1.2% y el Nasdaq bajó -1% por debajo de los 7,500 puntos todos manteniendo umbrales técnicos de los cuales no se han podido desprender ya por varios días.

Es bajo ese escenario que el Dow (actualmente en 24,947 puntos) acumula una rentabilidad en lo que vamos del año 2018 de 0.9%, el S&P (actualmente en 2,752 puntos) lleva un retorno de 2.9% y el Nasdaq, liderado por un repunte en el sector tecnológico, acumula un alza de 8.4% (actualmente en 7,482 puntos). Este comportamiento errático, que mencionásemos con anterioridad, se reflejó en la montaña rusa que fueron corriendo los índices con varias subidas y bajadas cada día para terminar la sesión en territorio negativo. Este movimiento más ampliando se puede atribuir a los siguientes elementos: 1) El incierto escenario macroeconómico que presentará la Reserva Federal (FED) ante el dictamen de su primera alza en la tasa de política monetaria, llevándola hacia 1.75% (+25 puntos base) este próximo miércoles 21 de marzo; 2) Un inusual aumento en las tasas cortas en el sistema financiero global haciendo que tanto el TED spread y el diferencial entre la tasa LIBOR a 3-meses y el índice swap overnight (IOS) se haya encumbrado hacia niveles que no se habían registrado en varios años denotando un apretón de liquidez financiero y; 3) Los agentes de mercado están buscando asignarle una “adecuada” prima por riesgo político a la tasa de descuento a medida que la administración Trump no sólo está rotando el gabinete ministerial sino que también está mandando mensajes cruzados acerca del siguiente paso arancelario que estará dando en relación posiblemente a China, algo que podría desembocar en un guerra comercial formal sumándose a la conflictiva aprobación de aranceles globales al acero (de 25%) y aluminio (de 10%) donde el gobierno también clarificó que las empresas estadounidense no tendrían facilidad para demandar exenciones a éstas.

Todos estos elementos se están forjando en un escenario donde hoy por hoy no hay presiones inflacionarias latentes en Estados Unidos más que aquellas que emanan de la depreciación del dólar a nivel mundial, cifra que suma casi un 14.5% en relación al euro. A su vez, año a año las ventas retail estadounidenses conjuntamente con la producción industrial se vienen expandiendo del orden de 4% y 4,4%, respectivamente. Sin embargo, lo que generó cierta ansiedad en la semana fue la corrección a la baja que realizó la Reserva Federal (FED) de Atlanta a su proyección del crecimiento económico para este primer trimestre del año hacia 1.8% (desde 2.5%) sobre la base de una acumulación de inventarios que se arrastra, aparentemente, desde finales del año anterior acompañado a su vez de un aumento en el déficit fiscal del país. Entre medio, en el frente internacional, los presidentes de los bancos centrales de la Euro Zona y Japón optaron por intervenir verbalmente mandándole un mensaje implícito al entrante Presidente de la FED, Jerome Powell, que actuase con paciencia, persistencia y sobre todo prudencia.

En las próximas horas el reciente asignado Presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, tendrá que dictaminar política monetaria bajo un escenario en el cual parecería que algunas piedras en el camino se van forjando haciendo la complejidad distinta a la que presentaron sus antecesores. El proceso de normalización monetaria que tendrá que administrar Powell tiene dos nuevos componentes que no estaban presentes con anterioridad que son; primero, un deterioro en el déficit fiscal, que implica una mayor emisión de instrumentos de renta fija en todos sus plazos y segundo, un deterioro con los principales aliados comerciales estadounidenses producto de la introducción de tarifas, que por lo demás distorsionan la adecuada asignación de recursos.  Por ahora y en los próximos 12 a 18 meses el proceso de normalización monetario continuará una senda gradual, no obstante, ya en algunos escenarios base de las principales bancas de inversión hay una desaceleración macroeconómica prevista para el año 2020 bajo el entendimiento de una sobrereacción en la tasa de instancia monetaria por parte de la FED en pos de controlar la inflación y anclar las expectativas de inflación que se podría generar en un escenario donde el recorte tributario acompañado de un mayor gasto fiscal desembocan en un crecimiento inflacionario con un tasa de desempleo que se va comprimiendo por debajo de 4% (actualmente en 4.1%).

Un segundo factor que ha generado mayor nerviosismo en la última semana es que el TED spread (diferencial entre la tasa soberana a 3-meses estadounidense y la Libor de 3-meses) se ha encumbrado a 40 puntos base mientras que el el diferencial entre la tasa LIBOR a 3-meses y el índice swap overnight (IOS) ha sobrepasado los 50 puntos base alcanzando su mayor nivel desde el año 2007. Evidentemente, esta semana tuvimos el anuncio de las quiebras de Toys ‘R’ Us y iHeart Radio sumándose a la quiebra, hace un par de semanas atrás, de la aseguradora china Anbang en una semana donde se recordaba la quiebra de Bear Stearns hace una década, evento que gatilló la crisis financiera más importante desde la crisis de la Gran Depresión.

Cualquiera sea la razón de fondo, lo que debemos tomar en consideración entrando al cierre del primer trimestre es que se viene registrando un apretón de liquidez en un escenario donde la FED viene recortando la liqiudez a través de su programa de ventas de activos y alza de tasas y otros bancos centrales estarían evaluando cambiar algunas de sus estrategias. Finalmente, esta semana el Presidente Trump no sólo destituyó al Secretario de Estado, Rex Tillerson, sino que nombró como reemplazo de éste a Mike Pompeo, Director de la CIA, y en el cargo de renunciado, Gary Cohen, optó por un nombramiento inusual como fue el de Larry Kudlow, un economista dedicado a los medios de prensa de hace décadas. El problema ahora nace de un claro alejamiento por parte de la administración Trump del sector privado privilegiando asesores que van más en línea con posibles guerras comerciales. A tal punto que Kudlow hizo alusión a que la implementación de tarifas diferenciadas a China parecía una estrategia comercial adeucada. Ya dicho proceso debe estar tan bien encaminado que el semanario The Economist en su edición del pasado jueves determinó hasta que monto se impondrían las tarifas y que clase de productos. Lo que si se desconoce aun es cuál será la represalia que adoptará el gobierno chino como parte de esta nueva era comercial.  

Habiendo señalado aquello este próximo miércoles Jerome Powell sostendrá su primera intervención verbal frente a los medios de prensa como Presidente de la FED detallando, posiblemente, un nuevo escenario macroeconómico base donde se prevé cuatro alzas de tasas de interés de 25 puntos base cada una en los próximos doce meses. Sin embargo, puede que éste sea más cauto producto de la corrección a la baja del crecimiento económico del primer trimestre del año hacia 1.8%. Por ahora Powell recibe una economía donde por el lado inflacionario ya sabemos que esta cifra subió marginalmente hacia 2.2% mientras que la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, se mantuvo en 1.8% sin cambio alguno. A ello, hay que sumarle las cifras de inflación al productor las cuales reflejaron la reciente depreciación del dólar a nivel mundial.

En el frente laboral, en promedio en lo que vamos del año 2018 la economía ha generado 276 mil empleos por mes lo cual se compara más que favorablemente con los 182 mil que se generó el 2017. Por su parte la tasa de desempleo se mantiene en 4.1% y la inflación salarial cedió hacia 2.6%. A su vez las ventas retail del mes de febrero se expandieron del orden de 4% año a año (desde 3.9%) mientras que la producción industrial lo hizo en 4.4%. Lo que si llamó la atención fue el leve deterioro que registró el índice de inventarios a ventas en enero, subiendo hacia 1.34 veces, mostrando el primer repunte desde agosto del año anterior. Puede que algunas empresas estadounidenses se hayan quedado con inventario invernal lo cual se traduciría en un menor crecimiento económico al previsto durante el primer trimestre del año. Sin embargo, este escenario ahora puede verse impactado no sólo por el creciente déficit fiscal, el cual  subió hacia 3.6% (desde 3.1%) del PIB, sino que también por la implementación de aranceles globales.

En este mismo frente monetario cabe recordar que el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, argumentó que las presiones desinflacionarias siguen presentes en la región y que aún cuando la inflación salarial esta gradualmente acercándose hacia rangos más aceptables aún el instituto emisor debía seguir una política “paciente, persistente y prudente”. Mientras que el Presidente del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda,  enfatizó que los programas de liquidez extraordinarios continuarán hasta que no se vea mayores presiones inflacionarias. En los últimos días, se han estado negociando los aumentos salariales anuales en Japón los cuales se estima que generarán modestos incrementos salariales, igual que en años anteriores, aún cuando el gobierno se encuentra buscando un aumento del orden de 3% para gatillar mayores presiones inflacionarias.  

Esta semana se avecina el foco estará puesto en los bancos centrales a nivel mundial, porque entre aquellos que estarán dictaminando política monetaria se encuentran Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, Indonesia, Reino Unido y Rusia. En Estados Unidos además de una posible alza en la tasa de instancia monetaria hacia 1.75% (+25 puntos base) por parte de la FED se estarán publicando las ventas de viviendas nuevas y usadas y las ordenes de bienes durables. A su vez, en los próximos días tendremos la publicación de resultados trimestrales por parte Arcos Dorados, Darden, Fedex, Nike y Oracle entre otras. En el plano internacional, en la Euro Zona se conocerá la lectura del sentimiento del consumidor y en Japón se publicarán los datos de inflación.